En enero vuelve a Sala Russafa «Johnny Chico» y llega el estreno de «Conquistadores»

Tras su paso arrollador por Sala Russafa la pasada temporada y el éxito cosechado en el Teatro Lara de Madrid, a petición popular regresa a València Johnny Chico, una pieza de la formación valenciana Moriarty&Holmes, interpretada por Víctor Palmero, que retrata los problemas de identidad personal y sexual de un joven.

Un año después de su paso por Sala Russafa, agotando las localidades en muchas de sus representaciones, regresa a València Johnny Chico, el éxito de la formación valenciana Moriarty&Holmes.

 

Del 20 al 30 de enero, el popular actor de Onda, Víctor Palmero, se mete de nuevo en la piel del joven marginal que escapa de su pueblo para ir a la gran ciudad, mientras se enfrenta un conflicto de identidad personal y sexual. Todo un alegato contra la LGTBfobia que regresa a la cartelera valenciana tras su éxito en el Teatro Lara de Madrid, cosechando un gran éxito de público y críticas durante más de 40 semanas de representación.

 

El espectáculo es una adaptación de un texto de los años 90, firmado por el autor australiano Stephen House. Y presenta una puesta en escena apoyada en mapping, una dirección de Eduard Costa que intercala los momentos más duros con toques de comedia y ternura, además de una sobresaliente interpretación de Palmero, que da vida a cerca de diez personajes, transformándose en el propio Johnny pero también en su asistente social, en una psicóloga, en sus amigos, incluso en personas con las que accidentalmente se cruza en una trama llena de emoción, que retrata la búsqueda de quién es ese chaval al que la sociedad excluye, ataca y discrimina.

Cuando los crímenes de odio han tomado relevancia, en parte gracias a la toma de conciencia de la importancia de denunciarlos, esta pieza se muestra más necesaria que nunca. Y su regreso a Sala Russafa cumple con las peticiones de los espectadores que no pudieron verla el pasado enero, debido a las limitaciones de aforo que requería en la Comunitat Valenciana uno de los momentos más dramáticos de la pandemia. Así, se ofrece una nueva oportunidad con dos semanas en cartel para disfrutar de esta pieza, galardonada como Espectáculo Revelación en los Premios del Público de Sala Russafa de la temporada pasada.

 

Conquistadores, una obra para reconciliarse con la historia y con el mundo

 

Por otra parte, el centro cultural de Ruzafa estrena en la Comunitat del 13 al 16 de enero una curiosa propuesta de la formación extremeña Proyecto Cultura, Conquistadores. Se trata de una comedia con toques absurdos en la que se hace repaso a personajes de la época imperial española, como Pizarro, Cortés, Inés Suárez, Pedro de Valdivia o Vasco Núñez de Balboa. Pero en vez de viajar en Carabela, lo hacen en una bañera victoriana.

Una puesta en escena de corte contemporáneo rompe con la grandiosidad del mito de la conquista para ofrecer una imagen humana, desconcertante, divertida y autocrítica de los episodios vividos en Perú, Méjico o Chile. Una manera de reconciliarse con la historia y con el mundo desde el humor, para mostrar las miserias, pero no juzgar lo que se pensaba una aventura a las Indias y terminó siendo el encuentro con las Américas, un hito que cambió el devenir del Planeta.

 

«Caputxeta diu prou» y «Somnis»

 

El próximo mes de enero, también hay espacio para los pequeños en la programación de Sala Russafa. Los días 22 y 23, la formación valenciana Mortiarty&Holmes aprovecha su estancia en el teatro de Ruzafa con Johnny Chico para traer una propuesta familiar. Se trata de Caputxeta diu prou, una revisión del cuento popular recomendada para espectadores a partir de 5 años.

La segunda de las propuestas familiares de Sala Russafa para el próximo enero llega de la mano de la formación valenciana Amimic Teatre. Presenta Somnis, una divertida pieza en la que dos personajes entran en la habitación de los sueños. Un lugar mágico, donde bailar con fantasmas, correr con tortugas o subir en globo hasta las nubes. Yeygni Mayorga dirige esta comedia llena de color, fantasía, coreografías y humor que esconde el secreto de la felicidad.

El 29 y 30 de enero puede verse este espectáculo, una de las pocas propuestas teatrales para públicos de primera infancia, a partir de 3 años, en la cartelera valenciana.

Más información en la página web de Sala Russafa.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.