“Mi trabajo requiere estar muy preparado profesionalmente, jugamos en primera”

Javier Clemente, afinador de pianos

Javier Clemente recibió la mejor herencia cuando sus padres le inculcaron, a él y a todos sus hermanos, el amor por la música en su Venta del Moro natal. Con apenas 19 años se fue a Alemania a estudiar Técnica y Construcción de Pianos. Su firma, Clemente Pianos, es el nombre de referencia profesional de toda una saga pianística y desde hace 30 años no hay auditorio que se le resista.

¿Cómo aprendió el oficio de afinador?

Todo nace de la oportunidad que tuvimos de ir a Alemania. Estuvimos tres años en la casa Schimmel en períodos de seis meses, porque en aquella época no existía la Comunidad Europea y no podíamos estar los tres años seguidos. Así pues, estábamos seis meses en Alemania, veníamos a España un mes y nos volvíamos a marchar seis meses más. Ahí empezamos un poco la especialización con pianos verticales, pianos de cola y pianos de concierto.

Alquilan pianos pero poca gente sabe que también se ocupan de todo el proceso de afinar el instrumento y prepararlo antes de un concierto… Cuéntenos cómo es su trabajo en este sentido.

Para preparar el piano antes de un concierto es fundamental conocer al intérprete y las obras que va a interpretar, también influye si es para piano y orquesta, piano solo o música de cámara. Es muy importante el tono del piano, ya que es la base fundamental de la afinación. Normalmente en España se trabaja a 442, es decir, las vibraciones por segundo que marcan oficialmente el tono en el que todos los músicos van a interpretar la pieza. Por tanto, una vez sabemos lo que se va a tocar en el concierto, afinamos el piano. Una vez afinado, nos ocupamos de la entonación. Es un trabajo muy delicado y hay que estar especialmente concentrado, porque hay que marcar tono por tono el color de cada macillo. Esta labor la realizamos con agujas, con el fin de conseguir un color más metálico o más tenue. En este caso, vamos jugando un poco con la línea y con la curva de entonación para que el piano esté por igual en sus 88 teclas. La última fase en la preparación del piano es la regulación, donde tenemos que conseguir que el teclado sea lo más sutil posible y, al mismo tiempo, alcanzar la máxima facilidad para que el concertista esté a gusto. Lograr una regulación perfecta es casi imposible, porque no hay nada perfecto y mucho menos en el piano. Cada segundo que pasa el piano puede sufrir una modificación, bien por los propios materiales del instrumento, bien por cambios de temperatura. A modo de resumen, lo más importante en la preparación de un piano es la afinación, la entonación y la regulación, y se suele preparar durante el ensayo previo al concierto, unas dos horas antes.

Colaboran con los centros musicales más importantes del país (Les Arts, Palau de la Música, conservatorios…) Se puede decir que son la firma de referencia en este campo y que su prestigio está fuera de toda duda.

Sí, colaboramos y trabajamos con los grandes auditorios de España. Llevamos el mantenimiento del ADA de Alicante, del Palau de les Arts, del Palau de la Música, el Auditorio de Castellón, de Teulada, de Torrent, prácticamente todos los auditorios de la Comunidad Valenciana. Sin embargo, no podemos olvidar nunca de que nuestro trabajo está destinado a los particulares, nuestros clientes (Escuelas de Música, Conservatorios como el de Cullera, Oliva o el Superior de Valencia…)

¿Es importante esa reputación de excelencia?

Por supuesto. Son treinta años los que vamos a cumplir como empresa y si seguimos aquí es por algo. Y más en nuestro trabajo, donde la recomendación de cliente a cliente es el boca a boca, como suelo decir yo. Somos una empresa que siempre ha trabajado en la venta, la reparación y la restauración de instrumentos. Nos hemos rodeado de gente muy profesional, tanto en el taller, como en el transporte, como los técnicos que están en la calle. Nos enfrentamos diariamente a los artistas más destacados del panorama musical y no hay lugar para el error. Tenemos que conseguir que el piano esté al 100% de sus posibilidades. Este hecho hace que la gente haya tenido una respuesta con el paso del tiempo muy positiva de cara a nuestra imagen.

¿Cómo se realizan los traslados? ¿Los pianos salen preparados desde su tienda?

Cuando los pianos de alquiler regresan al taller, se montan desde cero y se vuelven a afinar, por lo que todos los pianos están preparándose constantemente para que no bajen de tono. Son pianos que se cuidan muchísimo. Cada vez que el piano se alquila se desmonta, se coloca sobre un patín expresamente hecho para que el piano quede en posición vertical y se traslada al camión o furgoneta. Una vez en el destino, el piano se vuelve a montar y un técnico lo revisa para comprobar que esté en perfectísimas condiciones.

Junto a su espacio de expositores de pianos (el más grande de España) cuentan con una lutería y un auditorio musical. Cuéntenos algo más de estos dos espacios.

El responsable de la lutería es Fernando Clemente. Él lleva el tema de los violonchelos, violines, violas… Fernando estuvo estudiando en Cremona, es un muy buen lutier, no solo por lo profesional, sino por la capacidad que tiene de cara a la conexión entre el instrumento y la persona. Trabajamos mucho en la venta de instrumentos de cuerda, por lo que Fernando se ocupa de ajustar los instrumentos para que estén disponibles y perfectamente adaptados cuando los artistas vienen a recogerlos. Se hacen reparaciones muy importantes. Fernando es una persona muy completa. Viene gente de toda España para que él le supervise los violines o les cambie los puentes.

Con lo que respecta a la sala, se creó con el fin de que pianistas, violinistas o cantantes tuvieran un espacio libre en el que poder mostrar su trabajo. La Sala Clemente se encuentra totalmente disponible para todos aquellos que quieran hacer sus recitales o conciertos. La gran mayoría de Escuelas de Valencia organizan aquí sus conciertos y audiciones periódicas. Contamos con una gran cantidad de clientes asociados a nuestra newsletter, espacio en el que les comunicamos el concierto que se va a presentar.

Es una sala totalmente equipada. Tenemos un piano grande a disposición de cualquiera que lo requiera. Además, está provista de aire acondicionado, por si hace calor, y calefacción, por si hace frío. Asimismo, decidimos instalar un proyector audiovisual, muy útil cuando se presentan nuevos productos o cuando las escuelas imparten sus cursos.

¿Son siempre propuestas por parte los artistas?

Sí, son siempre ellos los que proponen. Hay que reservar la sala con tiempo, porque siempre está en marcha. Durante las mañanas, solemos ofrecer master class de violín y piano. No hay que dejar de pensar que esto es una tienda, por eso las audiciones se realizan aproximándose a la hora del cierre, sobre las 19:30h.

¿Las entradas a la master class son libres?

Depende del profesor que las imparta, él es quien marca las pautas del curso. Económicamente, Clemente Pianos no percibe nada. Cuando cedemos la sala lo hacemos con las mejores condiciones y sin ningún ánimo de lucro.

Habrá tenido la oportunidad de conocer a los pianistas más destacados del siglo XXI. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Tengo la suerte de estar casi todos los días con ellos, porque dentro de la empresa, yo soy el que responsable de la preparación de pianos de concierto. Mi trabajo requiere estar muy preparado profesionalmente, jugamos en primera y no cabe el mínimo fallo. Durante los 35 años que llevo en esta profesión, he tenido la gran suerte de trabajar con los más grandes, como Sokolov, Áshkenazi, Barenboim…, artistas como Cecilia Bartoli, Montserrat Caballé o las orquestas más importantes del mundo. Podríamos decir que todos los artistas que pasan por el Palau y hacen uso del piano, pasan por mis manos.

¿Cada maestro tiene sus preferencias y deben ustedes saberlo para cada afinación? (sonidos más o menos metalizados, tenues etc.)

Sí. De alguna manera, debe ser el afinador el que predispone el piano para el concierto. Con arreglo al artista y a la obra que va a ejecutar, mi labor consiste en trabajar la forma, la entonación y la pulsación. La afinación en este caso es más bien básica. Esto va ligado a la experiencia. Cuantas más veces haya coincidido con los artistas, mejor conoceré cuáles son sus necesidades.

No obstante, a veces se da el caso de que el propio pianista es quien da las pautas: más sutil, que tenga más velocidad, que técnicamente sea más preciso, etc.

¿Cuál es la pieza estrella entre sus pianos?

El Steinway & Sons gran cola modelo D, que es de una de las casas más importantes que existen en el mundo, y el Shigeru Kawai, un piano que se está incorporando en las grandes salas de todo el mundo. Estos dos pianos son los más punteros a día de hoy en los grandes conciertos.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.