El Teatro El Musical celebra cuatro años con una fiesta de música y artes escénicas

Desde las 11:30 h hasta la madrugada, a lo largo de todo el pasado sábado, el Teatro El Musical celebró su cuarto cumpleaños con una jornada de puertas abiertas y un completo programa de actividades y espectáculos. 

A lo largo de la mañana, el teatro de calle llegó de manos de la compañía castellonense Visitants. La performance estuvo presente con Vicente Arlandis, colaborador habitual de las actividades paralelas del centro, y de Mario Montoya, artista, docente y coordinador de los talleres de especialización Diàleg Obert, que forman parte de la vertiente formativa del TEM.

Jesús Ge aportó la poesía viva y Martí Guillem la experimentación sonora. Miembros del grupo del barrio Flamenkicidio incluyó la música  en vivo en el programa. Y el teatro de sala llegó por la tarde, de manos del Colectivo Himen. Una programación en la que ha colaborado el Festival Cabanyal Íntim y que ha dado visibilidad a todo tipo de cultura, con raíces en las calles donde se asienta el centro cultural pero también como disciplinas y temas de actualidad, como por ejemplo el feminismo o la investigación de nuevos caminos a la expresión artística.

Confirmando el carácter contemporáneo y heterogéneo del TEM (y como toca en toda celebración), la jornada incluyó una velada puramente festiva de manos del DJ suizo Kalabresse, Nonai Sound DJ y Bemol Inquieta. Cerca de 15 horas de cultura ininterrumpida, que se ha colado desde las calles del barrio a los pasillos del teatro, su cafetería, el hall o el propio escenario.

En noviembre de 2015, el Teatre El Musical reabrió sus puertas, después de que el Ayuntamiento de València recuperara su gestión, convirtiéndolo en un centro cultural municipal, dedicado a las expresiones artísticas y escénicas contemporáneas. Un espacio donde tiene cabida todo tipo de disciplina y cuya señal de identidad es la calidad, gracias al nivel de los artistas valencianos, nacionales e internacionales que visitan su escenario.

“Hemos trabajado mucho en tener una gestión transparente, siguiendo el Manual de Buenas Prácticas en la Cultura Valenciana para incluir a los profesionales del sector en la coordinación y programación artística de las salas. El TEM es un buen ejemplo porque ha conseguido conectar con la realidad del barrio y de la ciudad, hacer accesible la cultura de alta calidad y con todo tipo de expresión. Además, permite que la gente que quiere ver buenas propuestas escénicas no se quede solo en el centro, también puede encontrarlas en un barrio con tanta personalidad como El Cabanyal”, ha afirmado Maite Ibáñez, Concejala de Acció Cultural.

Actualmente, el Teatre El Musical está ultimando la convocatoria del concurso público para elegir el coordinador o coordinadora artística para los próximos cuatro años, una vez se agote en diciembre el contrato de Olga Álvarez, ahora de baja maternal. Para esta nueva etapa, Ibáñez confía en continuar trabajando y consolidando la identidad del TEM como escenario de la contemporaneidad y la excelencia en València: “queremos que el Teatre El Musical sea un referente dentro de la ciudad. Pero también fuera, cuando se hable de lo más interesante y actual del panorama escénico”. Un propósito que pasa para integrar a los profesionales de la cultura y a los amantes de las artes escénicas en un proyecto que pone en el centro al espectador, un teatro público y para el público.   

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.