El sueco Jesper Lindell busca su lugar como referencia del soul europeo

Presentará en Loco Matero su último trabajo, «Twilight», un homenaje a The Band

Jesper Lindell, en una imagen promocional (EMILIA BERGMARK JIMÉNEZ).

Poco conocido en España más allá de los círculos indies, el sueco Jesper Lindell es una de las referencias del country y el soul en su país. Para los escépticos que creen que el buen rock no puede fraguarse en tierras tan frías, este jueves tienen su oportunidad de comprobarlo in situ en la Sala Loco. Y nadie lo diría de alguien que, con 13 años,era un tímido chico convertido en la gran promesa del fútbol de su ciudad natal, Ludvika, un pueblo de clase trabajadora a un par de horas al noroeste de Estocolmo.

Pero el destino se cruzó en su camino (como le ocurrió a Julio Iglesias, pero eso es otra historia) y, en un lance del juego, se rompió una pierna y se vio repentinamente confinado en su habitación y sentado en una silla de ruedas. Su hermano mayor Anton trató de animarle con una guitarra acústica y le enseñó un par de acordes. Cuando se recuperó, decidió dejar el fútbol por la música y formó su primera banda.

A los 17 se mudó a Örebro y fundó junto a André Kvarnström y Kristoffer Schander la banda Almost Nature, de corte setentero, inspirada en grupos como Savoy Brown, Grand Funk Railroad y Thin Lizzy. Kvarnström y Schander formarían más tarde la banda de blues rock retro Blues Pills, una vez acabó el instituto y Jesper se metió a cartero en Gotemburgo, donde formó su siguiente grupo King Harvest, nombre tomado de una canción de The Band, que ya atisbaba el camino a seguir. 

«No sonábamos a The Band, pero los escuchábamos mucho. También mucho soul, Van Morrison, y música americana contemporánea que acababa de descubrir. Fue un periodo de nuevas influencias, canciones y sonidos que forman una parte muy importante de mu universo musical», comenta.

Una de las canciones de Jesper llegó al presidente del sello BMG en Estocolmo, que enseguida quiso ficharle. Sin embargo, tras grabar algunas canciones más, el interés de la discográfico se desinfló y el proyecto quedó en mero boceto. Pero los productores Benkt Söderberg y Sten Booberg, de la exitosa banda sueca de los 80 Lolita Pop, mantuvieron su interés en él, que cada día que pasaba encontraba su verdadera voz y su estilo compositivo. Las hijas de Benkt’s, Klara y Johanna Söderberg —que formaban el famoso First Aid Kit—, pasaron por el estudio y cantaron con Jesper sus canciones.

De todo el proceso salió el EP que contenía Moving Slow, una canción que fue un éxito menor en Suecia y que a día de hoy supera los 5 millones de reproducciones en streaming. Eso volvió a despertar el interés de BMG, antes de que la compañía cambiara a las personas que habían confiado en él y volviera a verse abandonado por el sello. Así que ni corto ni perezoso, pagó su rescisión con la casa de discos y grabó él mismo en su propio sello su primer álbum, Everyday Dreams, en 2019, que acabó siendo lanzado fuera de Suecia por el prestigioso sello Alive Natural Recordings.

Cuando todo parecía finalmente marchar sobre ruedas, con un disco bajo el brazo y una gira de presentación en marcha, la pandemia golpea el mundo, y por si no fuera suficiente, Jesper es diagnosticado con una enfermedad congénita de riñón que necesita de un transplante urgente. La historia se repetía, pero una vez más, la adversidad le hace más fuerte: Su padre le dona un riñón y él comienza a componer un nuevo disco durante el aislamiento y la recuperación.

Tributo a The Band

Twilights (2022), producido por él y Björn Pettersson, le muestra como un gran cantante de soul, de rock clásico, blues y soul. Su forma de interpretar recuerda a los discos de los 70 del gran Van Morrison desde su comienzo con Westcoast Rain. Después llega Dance, un tributo al R& B de New Orleans y el sonido fronterizo de Doug Sahm en un irresistible dueto con el talento francés del gran Theo Lawrence.

Twilight es de nuevo su tributo a The Band, en forma de versión de la canción que apareciera en el disco Islands de 1977, cantado junto a la mismísima hija de Levon Helm, Amy. Y así, hasta una decena de canciones luminosas, vivas, reflexivas y llenas de alma a cargo de un artista llamado a cruzar fronteras.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.