La vida iba en Serie… por Rafa Marí

4 de febrero de 2021.

Estos últimos días organicé para mi propio consumo un azaroso festival años 60. La pandemia y los confinamientos nos ofrecen la posibilidad de ver más películas que nunca. Mi selección fue la siguiente: Agente 007 contra el doctor No (Terence Young, 1962; se emitió en La Dos); Los paraguas de Cherburgo (Jacques Demy, 1964, en el archivo de Movistar); Matrimonio a la italiana (Vittorio de Sica, 1964, de mi colección) y Funny Girl (William Wyler, 1968, de mi colección). Más que revisar estos filmes, me revisé a mí mismo. 

Los títulos de crédito del Agente 007 –obra de Maurice Binder–, lo mejor de un film que ha envejecido mal.
La «apetitosa apariencia» de Ursula Andress en 007 contra el dr. No.

Agente 007 contra el doctor No. Esta película me ha parecido ahora asombrosamente estúpida y aburrida. Tiene la consideración general de ser «un clásico», no sé por qué. Las aventuras que vive James Bond para machacar al Doctor No tienen escaso sentido del humor y son previsibles y convencionales. Se salvan algunas cosas: la música, los títulos de crédito de Maurice Binder y la apetitosa apariencia de Sean Connery Ursula Andress. Nada más. Eso es poco para un título que algunos consideran «de culto».

Los paraguas de Cherburgo. La vi en Sevilla con 19 años. Estaba jugando allí un campeonato de España de ajedrez. Salí del cine en horas de madrugada, solitario y emocionado, ocultando mis lloros por las oscuras calles de la ciudad andaluza, camino de mi hotel. Sufría yo por entonces los tormentos de un amor imposible. Los amores que nunca se olvidan son los imposibles. Ahora Los paraguas de Cherburgo me ha vuelto a hacer llorar. Lo hice de nuevo en la escena de la despedida de la estación y en la última secuencia, con el triste reencuentro en la gasolinera. Me sentó bien llorar. Los lloros tienen algo de liberadores. Pongo una nota/aviso en este diario para posteriores comentarios: tengo una bonita historia que contar sobre Anne Vernon, la elegante actriz que interpreta a la madre de Catherine Deneuve en Los paraguas de Cherburgo.

Catherine Deneuve y Anne Vernon.
Sofía Loren en Matrimonio a la italiana.

Matrimonio a la italiana. El nombre de Filomena me persigue. Sufrimos recientemente en España el poder devastador de la tormenta Filomena. Esos mismos días quise ver una de las últimas películas del interesante director inglés Stephen Frears. Su título, Philomena (2013), con una magnífica Judi Dench. Y ahora, en este maldito invierno del coronavirus y las rebeliones climáticas, me pongo a ver la adaptación cinematográfica de Filumena Marturano, la más célebre obra de Eduardo de Filippo. Lo mejor, una arrebatadora Sofía Loren, cuya presencia lo devora todo a su paso. El resto es digno, pero algo vetusto. La veterana Teda Escarano no nos hace olvidar a la inconmensurable Tina Pica. Con Tina Pica, Matrimonio a la italiana sería mejor de lo que es.

Funny Girl. He tenido la misma reacción ahora que cuando la vi por primera vez a finales de los años sesenta. La primera parte me gustó y la segunda nada. A veces me divertía Barbra Streisand y otras la encontraba insoportable. Entonces y ahora, de vez en cuando me preguntaba: ¿qué animó al gran William Wyler a dirigir este film rutinario? Al lado de Los paraguas de Cherburgo, tan osado y creativo, Funny Girl es un musical viejo y ridículo.

Barbra Streisand en Funny Girl.

DIARIO UN CINÉFILO

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DIARIO DE UN CINÉFILO Es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

1 Comment
  1. Avatar Juan Carlos Vizcaíno dice:

    Querido Rafa:

    Al igual que a ti, en su momento y mediante un pase televisivo, DR. NO me pareció hace ya bastantes años un título rutinario. Está claro que se rodó sin tener la percepción de que sería un inesperado y enorme éxito, y daría pie a una saga, de la cual quizá este sea su título más mediocre. Comparto también tu pasión por LOS PARAGUAS DE CHERBURGO, al que no dudo en considerar mi musical preferido, y un servidor siempre llora también en esas dos secuencias citadas. Se trata de un título melancólico y mágico. Un extraño y permanente oasis de inspiración creativa. Me gusta también -quizá algo más que a ti- MATRIMONIO A LA ITALIANA , que en su momento encontré llena de frescura, aunque prefiero la versión previa dirigida por el propio De Filippo en 1951, protagonizada por una inconmensurable Titina De Filippo, hermana del autor, y en la que sí encontramos a Tina Pica -la Amelia de la torre italiana-. U Sería este uno de los grandes títulos italianos de su tiempo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.