La vida iba en Serie… por Rafa Marí

14 de marzo de 2021.

No me atrae nada la idea de darle a este Diario de un cinéfilo el tono que mostraba Juan Marsé (Barcelona, 1933-2020) en sus últimos cuadernos de memorias, apuntes que se han dado a conocer tras la muerte del magnífico novelista. Me gusta mucho leer a Marsé, pero no quiero convertirme en un viejo airado como él, entregado en sus últimos años a la tarea de disparar vitalmente contra «el oficio de vivir». Es comprensible la cólera de los ancianos. Les escuece tener que despedirse. Pura humanidad. Pero cuando esa ira (no me engaño: a menudo lúcida) se dirige contra casi todo lo que se mueve, entonces asistimos no a una lección de sabiduría, sino al desahogo de los malos perdedores. Yo sigo aferrado a un aprendizaje voluntarioso y con sentido del humor. Casi todos los cinéfilos somos personas razonables, algo intemporales y con hábiles recursos conversacionales en las largas sobremesas. En el fondo solo queremos que nos quieran.

En las dos últimas semanas he visto completa la serie Dime quién soy, la primera temporada y tres capítulos de Hierro, y cuatro episodios de Antidisturbios. Si no hubiese sido por la tele, ahora mismo podría estar, a causa del Covid-19 y los sucesivos confinamientos, tan amargado como Juan Marsé en su vejez. O como Isabel Pantoja en Cantora.

Dime quién soy (Movistar), basada en la novela homónima de Julia Navarro (Madrid, 1953), dirigida por Eduard Cortés (realizador de la excelente y dura La vida de nadie, 2002) y con Irene Escolar, Oriol Pla y Pierre Kiwitt en los principales papeles. La serie te atrapa pronto, con 9 capítulos de unos 45 minutos y un alto nivel de producción. El plano final, con la pregunta angustiada del personaje de Amelia Garayoa, es impactante. Pero esta electrizante historia-río tiene algún problema: resulta poco creíble que la protagonista, una frívola joven burguesa madrileña, casada sin amor y madre en los años de la II República española, acabe teniendo un papel trascendente en los momentos históricos decisivos del siglo XX: la represión estalinista en el Moscú de los años treinta, la guerra civil española, los fusilamientos franquistas, el nazismo, el espionaje, la II Guerra Mundial, la resistencia antifascista, la construcción del Muro de Berlín y la huida de los disidentes…

Hierro, también en Movistar, es una serie hispano-francesa creada por Pepe Coira y protagonizada por Candela Peña –en el mejor papel de su carrera– y el siempre elegante actor argentino Darío Grandinetti. La primera temporada, estupenda. La segunda avanza con la emisión de un nuevo capítulo todos los viernes, de unos 50 minutos cada uno. Vigorosa realización. Un buen noir en el que nos enamoran los hermosos paisajes del Hierro, la más occidental y meridional de las islas canarias, con una población de poco más de 11.100 habitantes.

Antidisturbios, la mejor y más polémica serie española de los últimos años. Seis capítulos de 50 minutos, con dirección de Rodrigo Sorogoyen (Madrid, 1981), realizador de las muy interesantes Stockholm (2013), Que Dios nos perdone (2016, la mejor película española sobre un asesino en serie y en la que interviene la actriz valenciana Teresa Lozano), El Reino (2018) y Madre (2019). El primer capítulo de Antidisturbios tiene un impresionante realismo. Parece un documental, dicho en este caso como admirable virtud. A veces la violencia da la sensación de que puede salir del televisor y meterse en tu casa. He dicho que es una serie polémica y no me refiero a la opinión de los espectadores o de la crítica (en general, entusiasta), sino a la de los sindicatos policiales: JUPOL (Justicia Policial) denunció en su cuenta de twitter que Antidisturbios “es una auténtica basura” y mancha la imagen de la SUP (Sindicato Unido de la Policía). Es necesario ahondar en una cuestión en la que todos los sectores en liza tienen grandes contradicciones. Ahora mismo parece un deseo utópico.

Los recientes sucesos vandálicos en Barcelona –y algunas otras ciudades, entre ellas Valencia– y la tensión entre la policía urbana y los dirigentes políticos en el Govern demuestran que Antidisturbios es una serie valiente, necesaria, de gran honestidad y urgencia. La verdad social, política y policial, sin apenas maquillaje ficcional. En el reparto, Vicky Luengo, Raúl Arévalo, Hovik Keuchkerian, Alex García, Roberto Álamo

DIARIO UN CINÉFILO

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DIARIO DE UN CINÉFILO Es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

1 Comment
  1. Por tu escrito ha salido a vernos el Dr. Freud. Te cito literalmente: «Casi todos los cinéfilos….En el fondo solo queremos que nos quieran.». Pero si ya te queremos, Rafa, sabes que te queremos. Esta enfermedad insaciable e incurable nos toca a todos los seres humanos que tenemos corazón. Hay algunos que tienen un mecano, pero esos son de una raíz distinta del homo sapiens. Salvador Domínguez.

Leave a Reply

Your email address will not be published.