La vida iba en Serie… por Rafa Marí

19 de septiembre de 2021.
Falleció ayer Mario Camus (Santander, 1935-2021), un elegante realizador que rara vez pudo hacer el cine que le interesaba. La industria cinematográfica española y las exigencias de los espectadores es lo que tienen: suelen sacrificar en la hoguera del comercio más vulgar a sus mejores directores, condenándolos laboralmente a dejarse la piel en proyectos no muy honorables.

Escena de La colmena.

En la filmografía de Camus la cinefilia más exigente ha destacado siempre Los santos inocentes, conmovedora película basada en la novela homónima de Miguel Delibes (1981). Esa referencia es indiscutible, naturalmente. Otra película suya destacada por todos es La colmena (1982), adaptación aplicada –quizá algo más que aplicada en sus mejores secuencias– de la novela del mismo título que publicó Camilo José Cela en 1951. Pero es perezoso limitarse a citar solo esas dos películas en la carrera de Camus. Tiene varias merecedoras de aprecio, como, entre otras, El color de las nubes (1997), Los días del pasado (1978), Con el viento solano (1967) y sus dos primeros trabajos, las nada complacientes Los farsantes, 1963 y Young Sánchez (1964). Ambas en pleno franquismo. A eso se le llama tener coraje político.  

No se libró sin embargo Mario Camus de sufrir la maldición que anteriormente envenenó la trayectoria de muchos valiosos cineastas. Si Antonio del Amo (Madrid, 1911-1991) empezó dirigiendo proyectos valientes y dignos (El huésped de las tinieblas, 1947, sobre la vida del poeta Gustavo Adolfo BécquerDía tras día,1951, Sierra maldita, 1955), acabó al servicio del cantante infantil Joselito (El pequeño ruiseñor, 1956; El ruiseñor de las cumbres, 1958; Escucha mi canción, 1958; Saeta del ruiseñor, 1959; El pequeño coronel, 1959…). El propio Fernando Fernán Gómez, director de tres de las mejores películas del cine español (El extraño viaje, 1963; El mundo sigue, 1964; El viaje a ninguna parte, 1986), movido por su aversión al paro, aceptó dirigir a Rocío Jurado en la penosa La querida. El mismísimo Juan Antonio Bardem, gloria del cine español, asumió en 1971 la dirección de Varietés para el exclusivo lucimiento de Sara Montiel (encargo que no hizo mal del todo, aunque minó su prestigio). Cuatro años después, en 1975, Bardem asumió la dirección de un engendro llamado El poder del deseo, con escenas eróticas y desnudos de Marisol.

Fotograma de Esa mujer.

No pudo evitar Mario Camus ese vía crucis al dirigir a Raphael en tres horteras melodramas (Cuando tú no estás, 1966; Al ponerse el sol, 1967; Digan lo que digan, 1968), y en 1969 a Sara Montiel en la tópica y casi-casi auto-paródica Esa mujer (¡con guion de Antonio Gala!). En fin, es lo que hay. Lo decía el propio Camus: «Hay dos tipos de cine: el que a uno le gusta hacer y el que le encargan». Les pasa a casi todos. Cineastas, actores, diseñadores, periodistas…

DIARIO UN CINÉFILO

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DIARIO DE UN CINÉFILO Es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.