La vida iba en Serie… por Rafa Marí

Verónica Forqué y Carmen Maura en ¿Qué he hecho yo para merecer esto!

21 de noviembre de 2021.


El género de la comedia pasa por un buen momento en el cine español. Pero por razones cuya comprensión se me escapa, esa valoración la comparto con poca gente. Leo muchas publicaciones cinematográficas (Fotogramas, Caimán, Dirigido por, Cartelera Turia…) y no he visto en ninguna de ellas ese diagnóstico. Quizá porque los dos realizadores españoles más famosos, Pedro Almodóvar y Álex de la Iglesia, no están muy afortunados últimamente en el terreno de la comedia pura.

Almódovar da lo mejor de sí en el melodrama. Dolor y gloria (2019, 37 millones de euros recaudados) fue un éxito crítico y comercial. Sin embargo, su último «juguete cómico», Los amantes pasajeros (2013) le salió rematadamente mal, lejos de la inspiración, la ironía sabia, el ritmo frenético y las situaciones disparatadas de ¿Qué he hecho yo para merecer esto! (1984) o Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988), para mí dos de sus mejores películas.  

Álex de la Iglesia sigue fiel a la comedia, pero su filmografía ha ido de más a menos. Después de la extraordinaria El día de la bestia (1995, una de las más creativas películas del cine español) y la descacharrante y terrorífica La comunidad (2000) no ha hecho nada que valga la pena. Tanta estridencia –su principal rasgo narrativo– acaba cansando a cualquiera.

Fotograma de El día de la bestia, de Alex De la Iglesia.

Entonces, ¿qué nos queda? Nos quedan Santiago Segura y Paco León, dos estupendos comediantes. No estoy de acuerdo con las habituales críticas virulentas a la saga Torrente, cuyas cinco entregas, rebosantes de un humor salvaje, están muy bien, con gags imaginativos, una insólita libertad narrativa y temática, unos malos repugnantes (Manuel Manquiña, José Luis Moreno, Espartaco Santoni, Fabio Testi, Alec Baldwin y el propio Santiago Segura) y unos actores de reparto pertenecientes a la escuela gloriosa de los secundarios berlanguianos (desde Chus Lampreave a Esteso, desde todos los frikis del panorama español a Tony Leblanc José Mota). Con Santiago Segura nunca te aburres. A veces te escandaliza un poco, lo reconozco. Eso sí, jamás se pone pesado o reiterativo.

Santiago Segura y su Torrente fue elogiado por el propio Berlanga.

En cierta ocasión le escuché a Berlanga elogiar los gags gamberros de las películas de Segura. Citó uno en concreto: Torrente coge un palillo, se hurga en los dientes y las encías… y vuelve a dejar el palillo en el palillero. «¡Asqueroso y magnífico», dijo don Luis.

La filmografía de Santiago Segura no se limita al personaje de Torrente. Últimamente ha rodado cuatro películas, al ritmo industrialmente insólito de una por año. Las cuatro son buenas y ocurrentes, ahora en el exigente ámbito de la comedia familiar. Sin rodeos (2018), Padre no hay más que uno (2019), Padre no hay más que uno 2 (2020) y A todo tren. Destino Asturias (2021), son cuatro películas divertidas que han funcionado muy bien en taquilla (sobre todo Padre no hay más que uno 1 y 2). Sé que elogiar las películas de Santiago Segura no está bien visto en los salones de la alta cinefilia y los festivales de Venecia, Cannes o San Sebastián. Pese a saberlo, me atrevo a ello porque tras hacerlo me siento mejor, más sincero y libre.

Santiago Segura y Florentino Fernández presentan la última comedia de Segura, A todo tren. Destino Asturias.

¿Y qué decir de Paco León? Como cineasta casi nadie le dedica elogios. No lo entiendo, porque todo lo que hace como director es ameno, malicioso, tierno y sexy: la serie televisiva de ocho capítulos Arde Madrid (2018), sus largometrajes Carmina y revienta (2012), Carmina y amén (2014) y Kiki, el amor se hace (2016: ¡bravo por ese títulol!)… Paco León está metido ahora, como director y guionista, en una nueva versión del musical El mago de Oz (Victor Fleming, 1939). Su título, Rainbow. Seguro que de ahí sale algo personal y brillante.

Paco León con su madre Carmina.Fotogr

Santiago Segura y Paco León son dos talentazos. Pero no nos olvidemos de Vicente Villanueva (Valencia, 1970), insuperable cuando acierta (la divertidísima Toc-Toc, 2017; Nacida para ganar, 2016, o sus cortometrajes El futuro está en el porno, 2005, Mariquita con perro, 2007, y Homosexuales y casados, 2008). Solo con su elección de los títulos ya intuimos que Vicente Villanueva tiene chispa para dar y vender (perdón por la frase hecha: dejar caer alguna de uvas a peras –ya van dos– no hace daño a nadie).

Vicente Villanueva dirige a Victoria Abril en Nacida para ganar (2016).

DIARIO UN CINÉFILO

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DIARIO DE UN CINÉFILO Es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.