Ruzafa Studio reflexiona sobre fútbol y literatura con varios escritores valencianos

View Gallery 10 Photos

Las instalaciones de Ruzafa Studio se abrieron este miércoles, día 22 de diciembre, para albergar una jornada muy especial y muy necesaria titulada «fútbol, su memoria y literatura». Tres conceptos que los ponentes, los escritores Carlos Marzal, Rafa Lahuerta, Paco Lloret y Juan Lagardera trataron de analizar y relacionar. La pasión por el fútbol y la literatura los une a los cuatro, así como su amor a este Valencia CF a veces tan desememoriado, como la propia sociedad valenciana y que actualmente navega en unas aguas muy inciertas, tanto que su futuro sigue en el aire mientras desde Singapur lo manejan como una marioneta vieja y desprovista de cualquier tipo de alma, carácter o sentimiento.

El evento, además, se retransmitió en directo por streaming y se puede visualizar de nuevo en el canal de Youtube de Valencia City.

La jornada, todo sea dicho, servía también como una especie de presentación del último libro de Carlos Marzal «Nunca fuimos más felices», en el que une fútbol y literatura y que como él mismo explicaba «no es un libro de fútbol, sino en el que se habla de fútbol. Se usa este deporte como pretexto para reflexionar sobre muchas facetas de la vida».

Poner en valor la historia de Mestalla

De izquierda a derecha: Rafa Lahuerta, Carlos Marzal, Paco Lloret y Juan Lagardera, en Ruzafa Studio. Fotos: Alberto Pla

A lo largo de esta especie de ponencia los integrantes de la mesa debatieron en torno a cuestiones como la historia y la relevancia del estadio de Mestalla. Este templo del valencianismo que, como restaltaba Paco Lloret, «no olvidemos que es ya el estadio más antiguo de Mestalla y en su larga historia ha sido testigo de grandes acontecimientos, no solo futbolísticos, sino sociales, políticos, culturales….» Un Mestalla que, como también recordaba Lloret, en 2009 vivió la final de Copa porque iba a ser demolido en pro del Nou Mestalla de Campanar, pero ahí sigue, más de 10 años después, vivo y coleando, resistiendo los impulsos de la especulación inmobiliaria, los aires de grandeza y los fuegos fatuos que llevaron a levantar el estadio que tenía que jubilarlo, pero que hoy es una mole sin sentido donde los gatos campan a sus anchas y donde los ecos de «gol» solo llegan de lejos.

La memoria como reivindicación y como obligación

La jornada tuvo lugar en la sala principal de Ruzafa Studio. Foto: Alberto Pla

Volviendo al título de esta jornada, «fútbol, su memoria y literatura», los «delanteros literarios» Lahuerta, Marzal, Lloret, acompañados desde el centro del campo por Juan Lagardera hicieron una buena recopilación de sus amplias memorias futbolísticas y reivindicaron que en sus libros que giran en torno al fútbol tratan de poner en valor precisamente eso, la memoria, la historia del fútbol valenciano, su repercusión en la sociedad a lo largo de las décadas y también los éxitos cosechados en el pasado, sin olvidar, por supuesto, los fracasos, que también nos han llevado hasta aquí.

Libros de Paco Lloret como «Bronco y copero», «Camp de Mestalla», o «Rafael Benítez» son un buen ejemplo de ello. Este último, como contaba Lloret, tuvo más éxito en Inglaterra que en España. Lloret recordaba sobre Benítez, que ya cuando era un técnico desconocido en las categorías inferiores del Real Madrid un buen amigo le llamó y le dijo que el día que este entrenador llegara al Valencia CF serían campeones…, sin duda, toda una premonición.

El difícil e incierto futuro del Valencia CF

Este debate acabó, como no podía ser de otra forma, tratando de mirar hacia el futuro. Juan Lagardera, por ejemplo, confesaba que ha cedido sus acciones a la plataforma «Liberad» que trata de buscar un plan alternativo a la gerencia y dominio absoluto y absolutista de Meriton y de Peter Lim. Por su parte, Paco Lloret aseguraba que cuando el Valencia fue vendido a Lim «no se vendió al mejor postor, sino al mejor impostor». Y Rafa Lahuerta decía, con pesar, que no sabe hacia dónde irá este Valencia y no tiene claro, ni él ni nadie hoy en día, si el Nou Mestalla se acabará algún día o si finalmente, surgirá un movimiento social potente y bien liderado capaz de arrebatar el poder a los actuales gestores y devolver la dignidad, el amor propio y la esperanza a los amantes de este equipo centenario y que, como su antiguo estadio, también ha sido testigo y protagonista de la historia de la ciudad y de sus gentes.

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.