Amenábar y el espíritu de Unamuno

Alejandro Amenábar. Foto: José García Poveda

Lograr que un filósofo se ponga de moda es difícil. Pero Alejandro Amenabar lo ha conseguido con Mientras dure la guerra. La película, producida por Movistar +, narra los últimos meses de Unamuno, su respaldo al golpe de 1936, su posterior desengaño y, en paralelo, la habilidad de Franco para liderar la sublevación. El filme culmina con su discurso improvisó en un Paraninfo abarrotado de militares y su lapidario: “venceréis, pero no convenceréis”. Este episodio, y su enfrentamiento con Millán Astray, fue el origen de esta película, según destaca Amenábar: “me pareció que tenía un enorme potencial cinematográfico”. 

A la hora de enfocar los hechos, tuvo claro su enfoque: “no quería contar una historia de bandos, quería contar una historia sobre España”. Para ello, el realizador apostó por la ecuanimidad a la hora de abordar la historia, aunque rechaza que su película sea equidistante: “el héroe es Unamuno, es con quien me identifico, porque su némesis son Franco y Millán Astray”.

Cómo abordar el protagonismo que Franco, fue otro de los retos del filme. El director reconoce que le resultó difícil elegir al actor hasta que encontró a Santi Prego que, a su juicio, “hace el retrato más serio que se ha hecho de Franco en el cine”. Como también se muestra entusiasmado con el trabajo de Karra Elejalde dando vida a Unamuno: “había dudas porque Karra Elejalde es volcánico, pero es un actor que tiene un abanico de registros impresionante”.

Respecto al rigor histórico, Amenábar destaca que la parte más complicada de reconstruir fueron los tres meses en que Unamuno estuvo encerrado en su casa. En cualquier caso, insiste en que la película es una obra de ficción y que “al final tienes que jugar dramáticamente con los hechos y procurar no traicionar el espíritu de lo que pasó”, comenta.

El realizador destaca el mensaje de reivindicar la razón y la convivencia que subyace en el filme. También el de la vigencia del intelectual vasco: “unos cuantos Unamunos estarían bien, lo que pasa es que resulta muy difícil encontrarlos”. Por lo pronto, Mientras dure la guerra ha permitido a nuevas generaciones –e incluso no tan nuevas– descubran a Miguel de Unamuno en toda su complejidad, su riqueza y también sus contradicciones. E incluso para que algunos se acerquen a las librerías y bibliotecas para interesarse por su obra.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.