“Teste Grottesche” presenta en el Museo de Bellas Artes una aproximación al arte de la fealdad

El Museo de Bellas Artes de Valencia inaugura una exposición temporal de aguafuertes de los siglos XVI y XVII basados en los dibujos sobre cabezas grotescas que realizaba Leonardo da Vinci. El artista florentino se interesó por la fealdad y las deformidades faciales porque sostenía que las anomalías físicas son referencias necesarias para comprender los fundamentos de la belleza, la proporción y la perfección. Por ello, las cabezas grotescas son copiadas por sus díscipulos con una finalidad  didáctica. Leonardo da Vinci realiza dibujos donde retrata rostros de personas con malformaciones congénitas o que reflejan el efecto del paso del tiempo y los estragos de la vejez.

La Colección Mariano Moret conserva un conjunto único en España de estampas derivadas de esos dibujos que se exhibirán en el Museo de Bellas Artes hasta el 1 de marzo de 2020 en la exposición que lleva por título Teste Grottesche. De la veintena de obras que se exponen la mayoría pertenecen a Wenzel Hollar, uno de los dibujantes y grabadores más brillantes del siglo XVII, que copió sus cabezas grotescas directamente de los dibujos esbozados por la mano de Leonardo da Vinci. Entre los aguafuertes que se muestran de este autor está Busto de anciano con gorra de perfil, Pareja de cabezas grotescas femenina y masculina o Cabeza de anciano de perfil, entre otros.

Otros de los artistas de la exposición es Daniel Hopfer con La danza morisca y Cabezas grotescas de animales y Sebald Beham con Pareja de bufones. El Museo de Bellas Artes de València aporta cinco piezas a la exposición: Tríptico de los Improperios del Bosco y Las postrimerías: el Alma en el Limbo, el Alma en el Purgatorio, el Alma condenada y el Alma bienaventurada, pequeñas esculturas de cera de Giovanni Bernardino Azzolino.

Se completa la muestra con libros sobre las técnicas pictóricas entre el que se encuentra un tratado de pintura del propio da Vinci Trattato della pittura di Leonardo da Vinci (1651) perteneciente a la Biblioteca Histórica de Santa Cruz de la Universidad de Valladolid.

La exposición ha sido presentada por la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, el director del Museo de Bellas Artes de València, Carlos Reyero y el coleccionista de arte y comisario de la muestra, Mariano Moret. Carmen Amoraga ha manifestado que esta exposición es “un pequeño homenaje a Leonardo da Vinci” en este año que se celebra el quinientos aniversario de su muerte y ha destacado “la singularidad de la muestra que nos cuestiona los cánones de belleza y sus límites”.

El director del museo, Carlos Reyero, ha incidido en el aspecto inquietante de la deformidad física y ha recordado “la importancia de conocer la fortuna visual de las imágenes a lo largo del tiempo: al ser reproducidas en otros soportes, descubrimos la vigencia de determinados modelos y las transformaciones de los procedimientos artísticos”.

Por su parte, Mariano Moret, ha señalado que “la exposición es una oportunidad excepcional para contemplar y conocer unas obras nunca antes expuestas en España y profundizar en el conocimiento de otras que sí se conocían, pero que ahora se presentan tras ser estudiadas desde nuevos parámetros”.

Mariano Moret, Carlos Reyero y Carmen Amoraga en la presentación de la muestra.
Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.