Dos centros de investigación valencianos participan en la detección de la sarcopenia con inteligencia artificial

Integrantes del equipo de investigación del Hospital Ribera Povisa y Dawako.

El hospital Ribera Povisa de Vigo liderará el ensayo clínico iSARC para detectar sarcopenia a través de una herramienta basada en inteligencia artificial (IA) y desarrollada por Dawako, empresa especializada en medicina de precisión.

Una investigación en la que participan la empresa de genética Sabartech y dos centros de investigación valencianos; el de la Universidad de Valencia (CoMMlab) y el de la Universidad Politécnica de Valencia (Ci2B).

Un proyecto que permitirá diagnosticar de forma precoz una patología que afecta principalmente a personas mayores de 60 años y que provoca una debilidad progresiva por la pérdida de la masa y calidad muscular.

Esta investigación nace, además, con la vocación de convertirse en la primera plataforma de medicina de precisión y salud digital para la detección temprana de la sarcopenia, ayuda al diagnóstico y seguimiento de esta enfermedad.

 

¿En qué consistirá la nueva investigación de la sarcopenia basada en IA?

Esta investigación se centra en una herramienta basada en la Inteligencia Artificial que permite, por un lado, procesar en segundos y analizar imágenes ecográficas de músculos y, por otro lado, obtener parámetros de arquitectura muscular que determinan el grado de sarcopenia de una persona.

Hay que tener muy en cuenta que, actualmente, la sarcopenia está infradiagnosticada y todavía no dispone de una prueba de imagen que permita detectarla.

 

¿Qué es la sarcopenia?

 

Para aquellas personas que no conozcan la sarcopenia, cabe matizar que es una afección que se caracteriza por la pérdida de masa, fuerza y funcionamiento de los músculos en los adultos mayores. Los signos y síntomas incluyen debilidad, cansancio, falta de energía, problemas de equilibrio y dificultades para caminar y mantenerse de pie.

La pérdida de masa muscular o la debilidad en ocasiones provocan caídas, rotura de huesos y otras lesiones graves que afectan la capacidad de la persona para cuidar de sí misma. Es posible que la edad avanzada, hacer muy poco o nada de ejercicio y una nutrición inadecuada aumenten el riesgo de sarcopenia. Las personas con cáncer también pueden presentan sarcopenia.

El paciente con sarcopenia tiene además un mayor riesgo de enfermedad cardiaca, enfermedad respiratoria, deterioro cognitivo y de adquirir una situación de dependencia. Una enfermedad que, además, prolonga las estancias hospitalarias y el consumo de recursos hospitalarios.

 

¿Cómo prevenir la sarcopenia?

Al igual que muchas otras enfermedades que aparecen con la edad, la mejor forma de prevenir la sarcopenia es mantener una alimentación adecuada y en evitar el sedentarismo.

La actividad física previene la pérdida de masa ósea (reduce la probabilidad de fracturas), la enfermedad coronaria, la hipertensión (el ejercicio aeróbico reduce la tensión arterial), la diabetes, la depresión…

 

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.