ESTER ALBA: “Falta incluir el patrimonio cultural en los libros de texto”

La vicedecana de Cultura de la Universitat de València UV-EG, Ester Alba, reflexiona en esta entrevista sobre sus nuevas responsabilidades al frente del departamento de cultura. Ella agradece la labor de las mujeres que abrieron el camino y mira hacia el futuro con optimismo y con la confianza puesta en las nuevas generaciones.

 

Ester Alba en la biblioteca histórica de la Universitat de Valencia, situada en La Nau.

Fue nombrada vicerrectora de Cultura y Deporte de la UV en diciembre de 2020, en plena pandemia y con la universidad todavía adaptándose a los nuevos tiempos. ¿Cómo fueron esos primeros momentos?

Fueron complicados, pero con mucha ilusión. Venía de un periodo de gestión muy diferente como decana de una facultad tan emblemática como la Facultad de Geografía e Historia y allí la gestión permitió generar un grupo de trabajo excelente y muy activo. Ese fue mi verdadero aprendizaje en la gestión universitaria y en el ámbito humano, pues me permitió aprender la importancia del trabajo en equipo y la necesidad de la estrecha colaboración en la gestación e impulso de los proyectos. Sinceramente, la docencia on-line se hizo muy dura, especialmente en las clases de máster.

Los estudiantes también lo habrán pasado mal…

La pandemia los había separado de las aulas y la vida social universitaria, tan importante, era inexistente. Era intentar volver a conectar a los estudiantes con la vida universitaria y conseguir que ellos y ellas fuesen protagonistas de esa acción cultural. Así, es como empecé a pensar en los nuevos proyectos, a través de la idea de activarnos culturalmente.

 

“Falta incluir el patrimonio cultural en los libros de texto, que forme parte de los currículos escolares”.

Es la primera mujer en ocupar este vicerrectorado en la Universitat de València. ¿Supone esto una presión extra o ya vamos asumiendo que las mujeres pueden y deben estar en cualquier alto cargo también?

Con el cargo específico de vicerrectora de Cultura y Deporte, efectivamente soy la primera mujer en ocupar el cargo, pero es necesario reconocer que la primera mujer que gestionó las actividades culturales en la Universitat de València fue Isabel Morant, profesora catedrática de Historia Moderna y toda una institución en los estudios del feminismo y la mujer a nivel internacional. Para mí mirarme en el espejo de las mujeres que nos han antecedido es muy importante, ellas abrieron camino y lo hicieron con muchas dificultades.

 

Es experta en estudios museológicos, industrias culturales, está vinculada a proyectos como la Ruta de la Seda y codirige dos másteres en la Universidad, entre otras facetas, pero ¿qué es lo que más le resulta gratificante de todo ello?

Sin duda, la docencia. La investigación me gusta mucho y tener cuatro sexenios de investigación reconocidos no ha sido tarea fácil. Pero, aunque la investigación da muchas satisfacciones la carga burocrática que conllevan los proyectos a veces se hace casi insostenible. Aunque confieso que nada comparable a lo que se siente dando clase y a la interactuación con los estudiantes. Hay días en los que estoy realmente cansada, pero es entrar en el aula y salgo como si hubiese rejuvenecido unos años.

 

“La pandemia separó a los estudiantes de las aulas y había que volver a conectar con ellos”

¿Somos los valencianos suficientemente conscientes de la importancia de nuestro patrimonio cultural?

Ahí me tocas en una espinita clavada en el corazón. Creo que no lo suficiente. Falta trabajar la educación patrimonial. Necesitamos más proactividad y menos reactividad ante situaciones extremas de degradación del patrimonio, actuaciones como consecuencia de la movilización social o, a veces, de la inacción.

 

Ester Alba durante la presentación de la programacón de la orquesta filarmónica de la UV.

¿Qué podemos hacer para potenciarlo, sobre todo entre las nuevas generaciones?

Educación. Es esencial. Falta incluir el patrimonio cultural en los libros de texto, que forme parte de los currículos escolares. Solo se valora aquello que se conoce y nuestra deuda, en ese aspecto, con las jóvenes generaciones es enorme.

¿Qué le gustaría que se recordara del paso de Ester Alba como vicerrectora de Cultura de la UV-EG?

Me gustaría que se me recordase como una persona sencilla, trabajadora y preocupada por establecer redes y sinergias con otras instituciones culturales valencianas. Pero, sobre todo, más que a la persona, que poco importa, si el equipo de cultura de la Universitat de València. Todas y todos debemos lograr que estudiantes no solo pasen por la universidad, sino que la vivan, la disfruten, se enriquezcan culturalmente.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.