JORDI MAYOR: «Ha sido un año muy complicado para un destino como Cullera»

La ciudad de Cullera es uno de los principales polos turísticos de la Comunitat Valenciana. Su alcalde, y diputado de Turismo, Jordi Mayor, nos analiza las expectativas del sector para este verano.

 

El alcalde de Cullera y diputado de Turismo, Jordi Mayor.

Hace un año hablábamos en esta misma revista de que venía un verano muy diferente pero en el que volveríamos a ese turismo familiar y de proximidad tan propio de finales del siglo XX. Ahora, un año después, parece que volverá a ser así, ¿verdad?
Lo que encontramos es que la gente tiene muchas ganas de salir de casa. Ha sido un segundo invierno, en esta comunidad más duro porque la segunda y la tercera ola han sido más fuertes incluso de lo que lo fue la primera. Y hemos detectado esas ganas de salir. La gente elige destinos próximos y seguros y sí que hemos detectado esa afluencia masiva de gente de Valencia y también muchas personas de de Madrid y de otros lugares del centro de España que también han estado muchos meses confinados y ahora poder venir aquí ha sido una gran alegría para ellos, y para nosotros.

“Hemos contado con un sector empresarial muy fuerte que se lo ha creído y ha estado al pie del cañón”.

 

En Cullera se pueden practicar deportes acuáticos como el kitesurf.

¿Cómo se ha adaptado un pueblo tan turístico como Cullera durante este año de pandemia?
Ha sido un año muy difícil porque hemos tenido que reinventarlo todo. Hemos tenido que cambiar y transformar prácticamente toda la ciudad de cara a que fuéramos depositarios de la confianza de la gente. Para eso teníamos que demostrar al mundo que éramos un destino seguro. Y lo hemos hecho de la mano de los sectores empresariales. Hoteles, restaurantes, museos, patrimonio, cultura, todo se ha tenido que adaptar para dar seguridad a la ciudadanía. Ha sido un trabajo muy costoso que ha supuesto que mucha gente haya tenido que hacer los deberes. De pensar y repensar qué hacer para ser competitivos en este pequeño espacio en el cual se cerraban las fronteras.

 

La playa de Sant Antoni de Cullera.

¿Qué balance hace?
Creo que, modestamente, lo hemos conseguido con cierto éxito y así lo demuestran las cifras de visitantes y personas que vienen a Cullera. Y, sobre todo, porque hemos contado con un sector empresarial muy fuerte que se lo ha creído y que ha estado al pie del cañón para dar lo mejor de sí en todo momento.

 

La gastronomía es otro de los grandes atractivos de Cullera.

El año pasado decía que “estoy convencido de que vamos a ser uno de los destinos favoritos de los valencianos y españoles”. ¿Cómo fue finalmente y cómo espera que sea este verano?
El año pasado teníamos la casuística de que estaban las fronteras cerradas y sabíamos que los españoles iban a poner su mirada en destinos próximos, en destinos seguros, y amables. Como decíamos entonces iba a ser “un verano como los de antes”, en los que recordábamos nuestra infancia y ahí fuimos a competir. A buscar esos mercados que vieran a Cullera como un lugar cercano, seguro. Un lugar donde pasar las vacaciones en familia en un espacio que diera esa sensación de seguridad. Al final, fue así, tuvimos un verano muy bueno, aunque es cierto que el alojamiento no logró llegar a las expectativas previstas para calificarlo de excelente. Pero este verano ya está cambiando. Sí que tenemos casi el 100% los fines de semana y rozándolo muchos días de entre semana. Y eso posibilita que el sector pueda ir recuperándose. Esperamos que se pueda sostener y que tenga un año mucho mejor que el anterior y que sea la antesala de ese 2022 de la recuperación absoluta y de que Cullera vuelva a relanzarse turísticamente a nivel internacional. Por otra parte, las fiestas eran en abril y se suspendieron y las retomaremos, con la máxima ilusión, en abril de 2022.

“Esperamos que el sector turístico tenga un verano mucho mejor que el anterior y que sea la antesala de ese 2022 de la recuperación absoluta”.

 

La bahía de Cullera.

¿Cómo ve ahora los ánimos?
Vemos a la gente muy animada, tanto a nuestros vecinos como a los que llegan a visitarnos. El paseo marítimo y las playas tienen unas afluencias muy buenas, siempre respetando las medidas de seguridad porque todavía no hemos salido de la pandemia y tenemos que ser todas y todos muy prudentes. Pero se respira ya un ambiente mucho más optimista en todo tipo de sectores.

«La Comunitat Valenciana es una marca turista que compite en el mundo por atraer turismo y todos sumamos para lograrlo».

 

Cullera vista desde las alturas.

Inglaterra ha dado por finalizadas las medidas anticovid, lo que es otra buena noticia para el turismo valenciano…
Aunque es cierto que Cullera no es un lugar de recepción masiva de este tipo de turismo, siempre es positivo escuchar este tipo de noticias y que vengan turistas de Inglaterra y de diferentes partes del mundo es algo que aporta a toda la Comunitat. No competimos con Benidorm, Altea… sino que la Comunitat Valenciana es una marca turista que compite en el mundo por atraer turismo y todos sumamos para lograrlo.

 

El faro de Cullera.

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.