«Lo de Alemania y Francia es uno de los mayores ataques a la UE», Luis Garicano

Eurodiputado de Cs y vicepresidente de la Alianza de Liberales y Demócratas

El eurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano (Valladolid, 1967), vicepresidente de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa, sigue siendo antes que nada un economista. Y le aparece que nos encontramos ante una crisis cuya dimensión económica no tiene precedentes en los manuales de Economía. 

Pregunta.- Sabemos poco de los shocks de oferta. Todos los grandes anuncios están destinados a salvaguardar al sistema financiero y los Estados. ¿Está de acuerdo? 

Respuesta.- La solución global que se ha dado, y creo que es la única posible, es transferir al sector público el problema enorme que van a sufrir empresas y autónomos al quedarse sin ingresos. El sector público ha provisto de un seguro que garantiza que todo el mundo va a tener liquidez. Pero, claro, el sector público tenía que mantener su acceso a los mercados. La medida del BCE supone decir que él va a estar ahí como prestamista de último recurso y asegurar el acceso a la financiación de los Estados de la zona euro. Es una medida imprescindible. 

P.– ¿Y no cree que hay que empezar a estudiar otras medidas? ¿No habría que modificar la legislación mercantil para que las sociedades no entren en causal de disolución? 

R.- Esta crisis nos va a obligar a cambiarlo todo y estamos hablando de cosas tan nucleares como el Código de Comercio. Lo más complejo de esta situación es que no sabemos cuánto va a durar. Y respecto a los efectos económicos, un parón como el que hemos decretado no tiene precedentes en la historia y es extremadamente dañino. ¿Cuántas semanas podemos aguantarlo? No creo que nadie piense que puedas tener tres, cuatro o cinco meses la economía en el congelador sin producir. A medida que veamos su duración habrá que ir tomando otras medidas. 

P.- Los sectores primarios casi no van a sufrir impacto, pero el turismo puede perder el año entero y eso supone el 12% del PIB español… 

R.- La temporada alta para Madrid y las Islas Canarias es ahora, de marzo a junio, y esa ya está perdida. Y es muy poco probable que los extranjeros puedan venir o les podamos dejar venir en masa en verano. La economía española depende mucho de bares, de hoteles, de la vida social y eso va a tener una penalización brutal. Hay sectores como el primario que no sólo no están sufriendo, sino que van a tener más demanda porque la gente está acumulando para estar en su casa y no sale a comer fuera. El shock que estamos sufriendo es favorable al campo, al pueblo y a lo rural, y contrario a los viajes, a la globalización y a las ciudades. Cambia completamente la distribución de beneficios. Los que estaban ganando con la globalización pasan a ser los perdedores. 

P.- La desglobalización ahora es evidente… 

R.- Esta va a ser la gran consecuencia. Pero tenemos que ser prudentes. Todos sabemos que la peste se extendió por todo el mundo cuando no existían los aviones ni los trenes. Es decir que tampoco podemos culpar a la globalización de todo. Pero claramente vamos a entrar en un periodo de desglobalización. Así como en 2008 estaba claro que la financiarización de la economía era la que iba a pagar el pato, creo ahora va a ser la globalización. 

P.- ¿Qué más va a cambiar? 

R.- Bueno, el cambio en la forma en que trabajamos (esta entrevista se hizo por Skype), las reuniones, el teletrabajo, van a ser más permanentes de lo que nos podíamos imaginar. Creo que vamos a viajar mucho menos y que vamos a tener muchas menos reuniones presenciales. 

P.- Y viajar será más caro… 

R.- Sí. Nos van a exigir, mientras no haya vacuna, certificados médicos al entrar en los países. Ese simple papel cambia radicalmente el coste de viajar, porque hay que ir al médico, hacerse un test, y viajar. Creo que la nueva normalidad, lo que se ve en Corea, Japón y Singapur, es que las aplicaciones saben en todo momento dónde estás y se lo cuentan al Estado. El Estado sabe si has estado en zonas de riesgo, sabe si tu test es o no es positivo y si es positivo te confina en cuarentena. Esa es otra consecuencia, una gran pérdida de privacidad. La pérdida de derechos que hemos sufrido en estos días es inaudita. 

P.- Es verdad que Bruselas no tiene competencias, pero cada país ha hecho la guerra por su cuenta, incluso Alemania y Francia han sido amonestados por acaparar material médico. ¿Va a salir tocada la UE? 

R.- Creo que lo de Francia y Alemania de acaparar material médico ha sido una de las deslealtades y uno de los ataques más graves a la UE que hemos visto nunca. Un mercado único supone que yo no produzco cereales porque los produces tú y tú no produces mascarillas porque las produzco yo. Eso no es aceptable, eso no es Europa y me ha parecido muy grave. ¿Va a salir Europa tocada? Creo que hay que valorar muy positivamente lo del BCE. Esta es la única institución europea con capacidad de actuación y actúa. El consejo es una institución intergubernamental y no actúa. Acusamos a Europa cuando son los gobiernos los que paralizan. Los gobiernos a la vez se niegan a hacer cesiones de soberanía y después se quejan de que Europa no funciona. Una cosa que puede pasar con esta crisis es que se produzcan nuevas cesiones de soberanía en áreas clave. 

P.- ¿Cuál va a ser el impacto económico de esto? 

R.- Va a ser enorme. Hay que hacer aritmética: que todos los bares, todos los hoteles, todos los restaurantes de España estén cerrados supone mucho dinero. Estamos hablando de caídas del PIB mayores que las que se produjeron en la crisis financiera. La cuestión importante es cuántos meses va a durar. Si fueran tres o cuatro semanas, lo superamos sin problemas. A medida que vaya durando más, las consecuencias se vuelven irreversibles. Por eso es importante que actúe el sector público para garantizar toda esa actividad económica congelada. Volvería al principio. No hay libro de texto que explique cómo congelar una economía. El símil de la economía de guerra no vale. Es sobre la movilización de recursos y ahora estamos en una cosa distinta. No hay precedentes.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.