#ViajandoConPaz a Vilafamés

Los que siguen mi blog saben que una de mis pasiones fotográficas es retratar la decoración de las fachadas. Descubrí que Vilafamés se encuentra entre los  pueblos que más me permiten disfrutar de mi pasión. 

Paisaje desde Vilafamés

Hoy haremos un viaje distinto a los demás. Les invito a que lo conozcan pero deteniéndose a observar las ventanas, rejas o la parte inferior de los balcones, cada uno es distinto al otro, incluso en una misma casa entre piso y piso pueden ser distintos. 

Balcón 

Podemos comenzar nuestra visita por la Plaza de la Fuente, encontrarás esta fuente con un surtidero que vierte agua constantemente desde 1313.

La Font

Ya saben que a mí me gusta callejear, caminar, dejándome llevar por lo que me atrae visualmente, y lo primero que llamó mi atención fue la Roca Grossa. Esta enorme roca de rodeno se encuentra ubicada en la calle de la Font, a los pies de la Iglesia de la Asunción. De ella destacan los 34 grados de inclinación, su tamaño, unos 832 metros cúbicos, y que pesa aproximadamente unos 2.163.200 kg. La mente no asimila que no se desplace, aunque a mí me impresiona más su grandiosidad

Roca Grossa e Iglesia de La Asunción

¿Te has dado cuenta que al tocar una pieza de rodeno su tacto es áspero asemejándose al tacto de la arena? Esto se debe a su composición, datan de 250 millones de años del Triásico Inferior, cuando los ríos transportaban rocas, arenas y grava hasta las llanuras. Con el paso de los años, estos cúmulos se han compactado hasta cimentarse en las facies que hay en varias zonas  de España. Su color rojo se lo otorgan los minerales de hierro y magnesio que las componen. El geólogo alemán Friedrich August von Alberti, en el año 1934,  fue el primero en estudiar estas formaciones y las denominó Buntsandstein (su traducción literal sería: colorida roca de arena).

Roca Grossa 

Sobre ella hay dos leyendas, la primera y más bonita, dice que debes tocar la Roca Grossa y pedir tres deseos, ya que, al menos uno de ellos se cumplirá; la segunda, que los vecinos intentaron desplazar la roca por temor a ser aplastados por ella, pero en el intento cayeron al suelo, manchando sus glúteos de rojo, por este motivo se los conoce como «culrojos». Será por esta razón que las casas muestran con orgullo el color rojizo que les otorga el rodeno y que da nombre a sus habitantes.

Ventanas con rodeno

Continuamos nuestro caminar, y poco a poco, llegamos hasta la Iglesia de la Asunción. Se encuentra en lo alto de una cima desde la cual las vistas del entorno son espectaculares. Es del siglo XVI, de sillería con rodeno y mampostería, está cubierta con teja árabe a doble vertiente, en su interior cuenta con zócalos de cerámica valenciana del siglo XVIII. 

Iglesia de la Asunción

Recuerda que en este viaje debes  «OBSERVAR», así que mira hacia el cielo y contempla las gárgolas de la iglesia, son todas distintas y, como suele ser habitual, son grotescas, porque así pueden cumplir correctamente con su función, que es espantar a los malos espíritus y proteger a los fieles que se cobijan dentro de sus muros.

Seguimos ascendiendo hacia las murallas, pero en mi caminar me encuentro una enorme mole de roca de rodeno, que sirve de base a una vivienda. Por muchas poblaciones que visite no deja de asombrarme cómo la gente es capaz de aprovechar su entorno y crear sus hogares adaptándolos a las características que este tenga. 

Calle de la Esglesia

Finalmente nos encontramos con las murallas. Datan del año 1375 cuando el maestre de Montesa, Fray Albert de Tous, ordenó su construcción. Constaba de cuatro puertas de acceso a la población. En el siglo XVI se debieron modificar las murallas, ya que el nuevo avance armamentístico del momento, la artillería, lo requería

Muralla

Hoy se señalan dos puertas, el Portal de la Font y el Portalet que daba acceso a la parte más interna de la villa. Se encontraba en la torre cuadrada del «Consell». Hoy podemos ver su lado derecho y el arranque del muro. Si miras en el suelo, verás unas marcas con adoquines negros, indican la forma original del Portalet. Como en todo Vilafamés, desde aquí las vistas del entorno son asombrosas.

Vista desde el Portalet 

Ya va quedando poco para llegar hasta el castillo, y el esfuerzo de ascender se nota cada vez más, pero no dejes que este te impida buscar los rincones encantadores de esta población. 

Calle de Vilafamés 

Coronando el cerro, encontramos el castillo de Vilafamés, acompañado por el barrio del Quartijo y la Iglesia de la Sangre.

Muralla y Castillo

En el punto más alto del cerro, dominando toda la planicie, los árabes erigieron una fortificación, el actual castillo de Vilafamés. Con la Orden de Montesa se convirtió en un gran castillo-palacio, ya que obligó a los habitantes a que reforzaran y reformaran la fortificación árabe. Pero lo que más llama la atención es la torre central circular, que es de las Guerras Carlistas, siendo uno de los pocos ejemplos de arquitectura carlista en la Comunidad Valenciana. 

Castillo de Vilafamés 

A sus pies encontramos el pequeño barrio Quartijo. Es la zona más antigua de Vilafamés. Al igual que en el castillo, sus primeros habitantes fueron árabes, sus calles son retorcidas y llenas de coloridas flores, se puede observar una hermosa vista desde su mirador.

Calle Quartijo 

Las ventanas enrejadas, los pequeños jardines que tienen las casas, y sus miradores hacen de este barrio un lugar con encanto que deberías recorrer tranquilamente mirando los detalles con que están decoradas las casas.  

Ventana en calle Quartijo

La Iglesia de la Sangre, en sus orígenes era una iglesia de estilo «reconquista», ya que fue la primera que se erigió después de la conquista del rey Jaime I y estaba dedicada a la Virgen María. Para su construcción se reutilizaron diversos elementos ya existentes en el lugar, el aljibe andalusí, que era utilizado como cripta y parte de la muralla.  En el siglo XVII, el templo fue adaptado a los nuevos gustos estéticos, convirtiendo su interior al barroco. 

Iglesia de la Sangre

Comenzamos a descender por calles empinadas, estrechas y tortuosas, encontrando pequeños rincones llenos de encanto.

Calle Torreta

Desde el punto que nos encontramos ya podemos ver, la fachada del Museo de Arte Contemporáneo

Calle Diputación

El Museo de Arte Contemporáneo se encuentra ubicado en el Palacio del Batlle, es del s. XIV. Fue la sede del representante de la Orden de Santa María de Montesa y, con anterioridad, del administrador real. Su decoración sigue los patrones del gótico civil. La fundación y espíritu  del museo se debe a la idea del historiador y crítico de arte Vicente Aguilera Cerní, que acercó el arte al pueblo bajo el lema: mirar al pasado, construir el presente e intuir el futuro.

Museo de Arte Contemporáneo

La calle de la Diputación está llena de sorpresas arquitectónicas, me embeleso contemplando los azulejos que decoran los bajos de los balcones y los tejados.

Cornisa  decorada

Son tantos y tan variados que no puedo dejar de deleitarme y disparar fotos.

Pero debo avanzar y llego hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde se encuentra el mismo, ubicado en una antigua casa señorial del siglo XV-XVI, al ver su fachada renacentista no dirías que en otros tiempos fue un molino de aceite.

Plaza Ayuntamiento y Ayuntamiento Vilafamés

En la misma plaza  podrás ver los labrados postigos  de esta ventana.  

Ventana en Plaza Ayuntamiento

Ya casi finalizamos nuestro recorrido, pero como sigue siendo una caja de sorpresas, encuentro esta florida calle. Me es imposible no fotografiarla y así poder enseñárosla.  

Calle Pastor

Si crees que no te he tentado lo suficiente, te enumeraré los puntos que Vilafamés nos indica que debemos conocer, además de los que hemos visto: Casa Fortificada, Forn Nou, Horno medieval, El bassal, Portal del Raval, Ermita de San Ramón, Torreó, Torreón de Vigilància, Portal de Onda.  

Imagen del Castillo  

Como veis, tiene un rico patrimonio a descubrir, y debéis saber que, desde 2005, es Bien de Interés Cultural y pertenece a los Pueblos Más Bonitos de España y del mundo.

Perfil de Vilafamés

Les dejo el recorrido y la distancia que hemos realizado nosotros.

Nos vemos en nuestro próximo destino.

Fotos, Dron, Vídeo: Corvamar

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.