DARÍO MORENO. Alcalde de Sagunto

Darío Moreno tomó las riendas de la alcaldía de Sagunto el año pasado. Con tan solo 31 años es uno de los políticos valencianos con mayor proyección. Licenciado en Derecho y en Administración y Dirección de Empresas y con un máster en el Instituto de Comercio Exterior de Madrid, cuenta con experiencia en lugares como Hong Kong, la sede de la ONU en Nueva York, donde fue consultor, o la Conselleria de Justicia, en la que ejerció como jefe de gabinete.

Moreno analiza para Valencia City una situación como la actual pandemia que nadie podía preveer y nos cuenta los planes para hacerle frente desde su ayuntamiento y también las medidas a tomar de cara a la temporada turística por excelencia, el verano.

El Alcalde de Sagunto, Darío Moreno.

Desde muy joven quiso estudiar derecho y ser alcalde. Lo consiguió con tan solo 31 años, pero ¿algún día logró imaginar enfrentarse a una situación de pandemia mundial como la actual?

No, nada te prepara para enfrentarte a esto. Pero para ser un referente desde la administración pública no se requiere de grandes títulos o experiencia sino de humanidad, que el equipo se deje la piel, cuidar a los sectores más vulnerables y las personas, con máxima coordinación con otras administraciones. Aprender con humildad y no enfrentarte solo. Pero, insisto, nada te prepara para algo como esto. Tienes un criterio y algo que aportar que te hace diferente como puede ser tu capacidad de gestión. Estas cuestiones, en momentos como estos, se ponen más aún en evidencia. En Sagunto hemos tenido suerte, hemos contado con representantes políticos con altura de miras, hemos logrado unanimidad en muchas actuaciones y esto es algo positivo.

«Para ser un referente desde la administración pública no se requiere de grandes títulos o experiencia sino de humanidad»

Estas pandemias aparecen en todo tipo de películas, ¿le está dando la sensación de vivir en una?

Sí que es un poco distópico. Pero más que centrarme en la parte terrorífica o apocalíptica, prefiero dar soluciones a corto plazo, y a a largo plazo, ver las oportunidades. Aunque sea una crisis dura, hayamos perdido a seres queridos, hay que intentar darle la vuelta a todo y encontrar el hueco. En mi ciudad, que es lo que yo represento, debemos encontrar una forma de ser sostenibles y seguir avanzado.

¿Cómo está reaccionando la ciudadanía de Sagunto, qué le ha sorprendido gratamente y en qué deben mejorar todavía?

Creo que la ciudadania ha respondido por encima de lo que todos esperábamos. Se ha visto un alto nivel de responsabilidad, especialmente durante las primeras semanas el nivel de cumplimiento de las instrucciones fue muy alto. Se han dado múltiples ejemplos de solidaridad tanto de empresas como de asociaciones culturales y personas individuales. Es bonito ver como tanta gente quería arrimar el hombro y ayudar. Se puede mejorar tal vez, esto es una parte de autocrítica, a nivel de las administraciones y los ciudadanos, debemos mejorar en la transición cuando cambiamos de fase. Hay que hacer un mejor trabajo administrativo para explicar las normas y su lógica, la ciudadanía ante estos casos muchas veces le falta información, no se ha informado bien o tiene comportamientos irresponsables no permitidos. Esos momentos de ajuste hay que engrasarlos. Pero, en general, creo que su nota es de de máxima responsabilidad y hay que agradecérselo.

Un atardecer en la Marjal dels Moros en Sagunto.

Y desde las instituciones, ¿cómo habéis reaccionado, qué medidas se han implantado ya para tratar de paliar esta situación?

El paso número uno fue asegurar que todos los servicios continuaran funcionando. Implantar el teletrabajo para seguir funcionando porque para la ciudad es muy importante que la administración no se pare. Una vez que consolidamos eso, lo que hicimos fue plantearnos qué ejes de actuación eran más esenciales. De este modo, incrementamos el presupuesto y el personal en Servicios Sociale. Dimo un apoyo específico a este departamento y reforzamos la colaboración con las asociaciones que nos permiten complementar esta acción, como el centro solidario de alimentos. Así pudimos incrementar las personas a las que llegábamos. Considerábamos que teníamos que dar una solución y que fuera de una forma rápida. Las ayudas se agilizaron porque con esa dinámica de teletrabajo logramos que departamentos como Intervención social o tesorería dieran respuesta rápida a estas necesidades.

También estamos preocupados por el pequeño comercio y las pequeñas y medianas empresas. Las Pymes y los autónomos también han sido de los sectores más golpeados, por eso aprobamos ayudas directas por 1,8 millones de euros para ellos.

«Todas las medidas económicas las hacemos con la idea de meter una inyección de liquidez al sistema, y que el tejido social, empresarial y económico sea resiliente y supere esta crisis sanitaria y económica»

Por otra parte, implementamos un plan de empleo, con más de 2,1 millones de euros. Consideramos que para combatir el desempleo es un buen momento para llevar a cabo actuaciones de ajardinamiento, mantenimiento… que teníamos pendientes. Este plan de choque permitirá aumentar la ocupación, además les concederá a los trabajadores, al menos, seis meses de cotización, que les ayudará luego a acceder a prestaciones por desempleo. También hemos contemplado una parte para subcontratación, para incentivar así el tejido asociativo local. Contamos con 800.000 euros para inversiones de la mano de empresas locales. Todo ello se hace con la idea de meter una inyección de liquidez al sistema, y que el tejido social, empresarial y económico sea resiliente y supere esta crisis sanitaria y económica.

Sus palabras me recuerdan a las que nos decía hace unos días el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, quien destacaba que es fundamental no dejar caer a las empresas turísticas.

Poner en pie un negocio es complicado, pero desde la administración debemos implementar acciones de todo tipo para facilitar todos los trámites. Un ejemplo es la supresión de la tasa de terrazas y sillas así como la agilización de trámites para su ampliación y para la concesión de nuevas. Hay que implantar un sistema electrónico más eficaz para flexibilizar los trámites y eliminar trabas administrativas.

Es un buen momento, por tanto, para reducir al máximo este tipo de trabas administrativas?

Creo que siempre es un buen momento. Pero también hay que tener en cuenta qué se esconde detrás de estas trabas. Muchas son trámites para evitar corruptelas tanto de políticos como de empresarios. No dejan de ser una salvaguarda, pero es una obligación de la administración revisar los procesos para intentar agilizar al máximo y que pensemos si el trámite que se solicita tiene sentido y si nos protege o no. Quedan muchos deberes por hacer.

«Siempre es un buen momento para eliminar trabas administrativas, pero hay que tener en cuenta que muchas son trámites para evitar corruptelas»

A los empresarios como pueden ser los hosteleros y otros hay que darles el máximo de seguridad jurídica. Por ejemplo, los hosteleros, si el departamento que ha de gestionar el papel que diga que pueden ampliar su terraza tarda seis meses en darles una respuesta efectiva, van a vivir todo ese tiempo con la incertidumbre de saber si les impondrán una multa en caso de que se les haga una revisión en su terraza.

Sagunto cuenta con un importante patrimonio industrial.

Van a peatonalizar, de momento los fines de semana, un tramo de la avenida 9 de Octubre del Port de Sagunt. ¿Cree que esta crisis fomentará la peatonalización y otro modo de movilidad urbana?

Creo que es una idea que llevábamos ya muchos ayuntamientos, replantear cómo la gente se mueve de un sitio a otro. Vivir en esas áreas de 15 minutos alrededor de tu vivienda. Es una idea muy interesante. Hay que limitar los trayectos en coche, pero dar apoyo también al pequeño comercio. Una de las formas de lograrlos es incentivando la peatonalizacóin como demuestran ya muchos estudios. Hemos empezado en la avenida 9 de Octubre de una forma piloto y provisional, veremos cómo evoluciona y ya estamos pensando en ampliarlo a otras zonas de esta avenida y a otros lugares como la Avenida del Mediterráneo. Iremos analizando cómo funciona porque cambiar el paradigma de la movilidad urbana es muy necesario en pleno siglo XXI y para lograr un mundo más sostenible.

El turismo ha dado mucho a la Comunitat Valenciana. Tal y como nos indicaba Francesc Colomer, ¿es el momento de devolvérselo con todo tipo de medidas?

Nosotros llevamos tiempo trabajando en el concepto de destino turístico inteligente. Esta idea se basa en usar las nuevas tecnologías para generar un sistema sostenible que a largo plazo nos de información para poder tomar mejores decisiones. No solo es algo que afecte a la delegación de turismo, sino a todo el ayuntamiento. Es fundamental que lleguemos al público interesado en visitar ciudad, explicarle la oferta, pero es algo que va más allá. Incentivar que tenga la mejor experiencia y recopilar la información suficiente para seguir mejorando. Conocer esos ámbitos en los que tenemos espacio para mejorar. Medio ambiente, playas, propio urbanismo, son múltiples los departamentos que entran a jugar aquí. La idea de convertirnos en un destino turístico inteligente forma parte de un trabajo equipo. Es necesario que fluya la información, que con el big data podamos ir puliendo y mejorando nuestros productos turísticos para aportar un valor añadido a personas que nos visitan y para ayudar a nuestra propia economía.

El teatro romano de Sagunto con el castillo al fondo.

¿En qué se centra este plan ahora mismo?

Estamos trabajando para la digitalización de la hostelería, que cuenten con cartas con códigos QR. Hay que evitar contactos con elementos extraños. Sabemos que se está trabajando en vacunas, pero tenemos que trabajar con la hipótesis de que este virus, y las medidas que hay que adoptar para combatirlo, han llegado para quedarse, sobre todo este año. No podemos tener la economía parada y tenemos que adaptarnos en el menor tiempo posible para dar soluciones.

Hemos montado también una página web con el sector minorista que se llama (www.morverdreacasa.com). Es un directorio de comercios en el pueblo que prestan servicios incluso durante la pandemia. Hay que ir ampliando esa base de negocios para ir mejorando e incrementando su valor añadido.

¿Qué otras medidas de fomento del turismo van a aplicar?

La clave ahora mismo, en el marco que estamos de crisis sanitaria, es dar seguridad en todos los aspectos. Es la piedra angular que va a definir el turismo en los próximos meses. Que tengan la seguridad de que no se exponen por el hecho de venir a Sagunto. Hay que trabajar conjuntamente desde áreas como la promoción económica, el turismo, comercio, mercados… para generar esta confianza.

«Hay que avanzar en protocolos unificados que vayan un paso más allá de los requisitos imprescindibles, para aportar ese extra de seguridad y comunicar estas medidas de una forma eficiente»

En Sagunto abrimos los mercados exteriores recientemente y contábamos con buenas críticas. Ahora hay que avanzar en protocolos unificados que vayan un paso más allá de los requisitos imprescindibles, para aportar ese extra de seguridad y comunicar estas medidas de una forma eficiente.

Responsabilidad, compresión, explicación didáctica van a tener mucho peso durante estos días. Al final pretendemos crear un ecosistema lo más seguro para todas las personas que participan del mismo. Los destinos turísticos que entiendan este eje son los que conseguirán recoger un poco más este turismo local y de proximidad que se va a imponer.

Una de las amplias y extensas playas de Sagunto.

Efectivamente, todo hace indicar que vamos hacia un turismo de proximidad. ¿Qué ventajas cuenta Sagunto para atraerlo?

Antes de todo esto, ya contábamos con una estrategia para incentivar ese turismo de proximidad. Somos un destino muy completo para pasar varios días, teniendo experiencias muy diferentes en cada uno de ellos. A veces esto nos lleva a una falta de identificación con un aspecto particular, no solo somos historia o playas, pero también es una de nuestras fortalezas. Contamos con áreas medioambientales como las dos marjales, áreas de montañas con muchas sendas para aficionados al senderismo. Tenemos vistas impresionantes y valores naturales a cuidar. Tenemos el castillo maravilloso con el teatro romano rehabilitado que nos permite darle un uso cultural, de hecho queremos mantener parte de la programación de este verano aplicando estrictos protocolos de seguridad. Disponemos de un patrimonio industrial único, al nivel de otros países como Alemania, que lo hace distinto y característico y playas que nada tienen que envidiar a otras como Calpe por ejemplo.

«Somos un destino perfecto para el turismo de proximidad. Uno puede plantearse una estancia de cuatro o cinco días en que cada día viva un Sagunto diferente y esto es un valor que tenemos que vender y explicarle a la gente»

Nuestras playas son uno de nuestros mayores tesoros y gran parte de la gestión actual se dedica a asegurar que estén en condiciones óptimas. Por tanto, disponemos de turismo cultural, medioambiental, industrial… y pienso que encontrar un mix tan potente es complicado. Todo ello es perfecto para este turismo de proximidad. Uno puede plantearse una estancia de cuatro o cinco días en que cada día viva un Sagunto diferente y esto es un valor que tenemos que vender y explicarle a la gente. Somos una ciudad muy rica, con casi 3.000 años de historia y tenemos que ponerlo en valor.

Fue consultor de la ONU en Nueva York, ¿qué aprendió de todo aquello y qué lecciones debemos sacar ahora cuando se ha demostrado que el mundo está más interconectado que nunca para bien o para mal?

Mi experiencia fue en el programa Naciones Unidas para el Desarrollo. Estaba especializado en corrupción y llevaba a cabo muchos proyectos en el mundo. Debemos aprender que una situación de excepcionalidad como esta se nos presenta a todos los países por igual y nos tenemos que adaptar. La rapidez de adaptación será lo que nos permitirá despuntar y seguir incrementando nuestro PIB y reducir la pobreza. Esta capacidad no es individual sino común, de toda la sociedad, hay que plantearnos esto como un trabajo en equipo. Agentes sociales, empezando por sindicatos, empresas, administraciones públicas, personas individuales… todos debemos estar remando en la misma dirección para llegar a un objetivo de avanzar en conjunto. Si cada uno asumimos nuestro papel, veremos como España, que ha sido uno de los países más golpeados, alcanza un efecto rebote y rápidamente cogemos aire y empezamos a despegar.

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.