Desde el sillón de mi casa… en Mislata

por Rafa Marí


6 de mayo de 2022.

España se ha llenado de espías. Los independentistas catalanes, espiados. El Gobierno español, espiado. Marta Riesco, Rocío Carrasco, Isabel Pantoja, Lydia Lozano, Belén Esteban y Jorge Javier Vázquez, espiados (presuntamente). Todo el asunto tiene más apariencia de historieta del TBO que de drama. Mejor así. Es preferible reir que temblar.

El auge del espionaje hispano –espionaje o lo que sea– me ha animado a elaborar estos últimos días una lista con mis 10 películas favoritas en el género de espías. Las cito por orden cronológico.

El hombre atrapado (Fritz Lang, 1941). Un cazador inglés, de vacaciones en Baviera, desde lo alto de una colina divisa la residencia de verano de Hitler, al que tiene a tiro, por designios del azar: ¿dispara o no dispara? Es magistral el ciclo anti-nazi de Lang.
Los verdugos también mueren (Fritz Lang, 1943). Heydrich, jefe del Gobierno nazi en Praga, muere víctima de un atentado. El doctor Franz Svoboda, miembro de la Resistencia y autor material de dicho atentado, se refugia en casa del profesor Novotny. 

Encadenados (Alfred Hitchcock, 1946). Una de las obras maestras del gran Hitch. Soberbias interpretaciones de Ingrid Bergman, Cary Grant (nadie ha expresado mejor el duro sentimiento de los celos), Claude Rains y Leopoldine Konstantin.

La ventana indiscreta (Alfred Hitchcock, 1954). El espionaje a los vecinos. Morbo, humor… y peligro. Una película que entusiasmó a Truffaut y Godard. La cámara no sale de un pequeño apartamento. A Hitch le fascinaban los retos de acotamiento espacial (Náufragos, 1944; La soga, 1948; Crimen perfecto, 1954…).
El hombre que sabía demasiado (Alfred Hitchcock, 1956). Magnífico remake USA de una historia que Hitch ya había rodado en Inglaterra el año 1934. «Aquella primera versión fue la de un aficionado, esta segunda versión es la de un profesional», dijo Hitch. Tenía razón, como casi siempre.

Con la muerte en los talones (Alfred Hitchcock, 1959). Historia delirante e inverosímil hasta decir basta. Me da igual. Es la película que más veces he visto (unas diez), junto con Bienvenido, mister Marshall (Berlanga, 1953) y Con faldas y a lo loco (Billy Wilder, 1959).
Cortina rasgada (Alfred Hitchcock, 1968). Estupendo filme de espías que apenas cuenta con apoyos críticos. El mío lo tiene, aunque considero un error garrafal la elección de Paul Newman y Julie Andrews como protagonistas. No es que lo hagan mal, es que no te los crees encarnando respectivamente a un científico norteamericano y a su novia y secretaria. 


Munich (Steven Spielberg, 2005). Una de las mejores películas del siempre interesante pero no siempre inspirado Spielberg. He visto tres veces Munich y cada vez me gusta más. 


La vida de los otros (Florian Henckel von Donnersmarck, 2006). El espionaje de la Stasi en la República Democrática Alemana. Lo de «democrática» era para despistar un poco. Un filme estremecedor, no muy bien aceptado por la izquierda. 


El puente de los espías (Steven Spielberg, 2015). Años 50. Un abogado neoyorquino se ve involucrado en los estercoleros de la Guerra Fría cuando se encarga de defender a Rudolf Abel, detenido en los Estados Unidos y acusado de espiar para los rusos. De vez en cuando, Spielberg da lo mejor de sí.


DESDE EL SILLÓN DE MI CASA… EN MISLATA

«Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde”
Jaime Gil de Biedma

DESDE EL SILLÓN DE MI CASA… EN MISLATA (antes llamada DIARIO DE UN CINÉFILO), es una sección dedicada al mundo de las Series de TV, a todos sus aspectos cinéfilos pero también a sus derivaciones sociológicas y relativas a la vida cotidiana de las personas. La construcción de roles, las relaciones familiares, la actualidad, la comedia y el drama, la épica histórica, dragones y mazmorras… Todo cabe en el mundo de las series, y cualquier perspectiva del mundo puede ser vista desde la óptica de un cinéfilo, de un seriófilo inteligente y perspicaz. La sección está personalizada en Rafa Marí, uno de los últimos grandes cinéfilos españoles. La periodicidad es aleatoria, y la longitud de cada entrada, también. Puede ser tanto muy corta: un aforismo, como un extenso miniensayo, o entrevista, o diálogo interior.

Pese a ser un periodista tardío, Rafa Marí (Valencia, 1945) ha tenido tiempo para trabajar en muchos medios de comunicación: Cartelera Turia, Cal Dir, Valencia Semanal, cartelera Qué y Donde, Noticias al día, Papers de la Conselleria de Cultura, Levante-EMV, El Hype… Siempre en las páginas de cultura. En 1984 fichó por Las Provincias, diario donde actualmente es columnista y crítico de arte.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.