Lambrusqueria, un palacio del amor y sus misterios

El edificio está lleno de bellos salones.

El amor es un misterio y San Valentín su gran fiesta. Por eso, pocos lugares hay más propicios para esa celebración de los enamorados que una cena íntima en el gran Palacio del Amor de Valencia, la Lambrusquería de la calle Caballeros, 27. Porque el edificio que lo alberga también está lleno de misterios. Y de amor.

El origen mismo del inmueble, conocido como el palacete de Santángel, está envuelto en ese misterio amoroso. Se cuenta que un joven se marchó de Valencia para hacer fortuna y poder vencer la oposición de la familia adinerada a la que pertenecía su enamorada. A su regreso a Valencia, el enamorado mandó erigir el palacio para mostrar la riqueza y prosperidad que había conquistado.

Eso cuenta la leyenda. En verdad, el edificio fue construido entre 1917 y 1920 por el hacendado Luis Cuñat Sorní. Aunque el amor no fue ajeno a su construcción. En su diseño el propietario quiso satisfacer los gustos de su esposa, Virginia Ferris. El resultado fue este delicado palacete de tres plantas, con bellos salones renacentistas, barrocos, Luis XVI y modernista en cada una de ellas.

Pero los misterios y las sorpresas, tan ligadas al amor, no se acaban aquí. Su segunda planta tuvo durante años guardado otro secreto: unos murales del pintor y cartelista Josep Renau. La obra fue encargada en los años 30 del pasado siglo para decorar delicadamente unos baños. El resultado fueron unas pinturas art-decó en las que la figura desnuda de la mujer ligada a temas mitológicos es la gran protagonista. Unas imágenes, que hoy decoran una pequeña sala, cargadas de esa sensualidad que siempre acompaña a los enamorados.

Murales se Josep Renau en el palacete de Santángel.
Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.