Acción contra el Hambre ayuda a jóvenes y mujeres del medio rural a emprender para salir de la crisis

Acción contra el Hambre ha identificado en un estudio nichos de mercado con gran potencial para impulsar la economía y el empleo fuera de las ciudades. Además de garantizar un medio de vida en un contexto de crisis, esta apuesta  contribuiría a revertir el fenómeno de la España vaciada.

Acción contra el Hambre, que trabaja en distintas zonas rurales de España con programas de empleo y emprendimiento, ha detectado que existen distintos nichos de mercado que ayudarían a impulsar la economía de estas localidades. “El sector agroalimentario muestra un gran potencial en la economía verde y se puede convertir en el generador de empleos sostenibles”, indica Ana Alarcón, responsable de emprendimiento en Acción contra el Hambre. Esto se traduce en empleos relacionados con la recuperación de cultivos abandonados, las conservas de productos, la creación de plataformas de comercialización y distribución de productos agrícolas y alimentarios y la intermediación entre producción y consumo.

 

Una mujer rural de un programa de Acción contra el Hambre.

Siguiendo con el sector primario, «el reciclado de productos forestales, la creación de plataformas para compras de maquinaria en común o la cooperación con otras actividades, ganaderas o no, de la zona rural deparan oportunidades para nuevos negocios». También surgen en el sector secundario, como la venta de material para la bioconstrucción, y terciario, como el turismo de experiencias, cultura y deporte de aventura. Todas estas conclusiones proceden del informe Economía circular y emprendimiento contra la despoblación elaborado por Acción contra el Hambre y la Universidad de Oviedo en septiembre de 2020.

 

Autoempleo ante las dificultades de inserción de las mujeres rurales

“Las mujeres jóvenes del medio rural recurren al autoempleo ante las dificultades de inserción y aparecen como un sector emergente, aunque siguen teniendo reticencias para crear su propia empresa debido al riesgo que suponen las dificultades financieras, la falta de formación, la insuficiencia de servicios públicos y las cargas familiares”, explica.

 

Una mujer cuida de sus hortalizas.

“Promover el consumo local, visibilizar a esos emprendedores rurales -que llevan toda la vida en el pueblo con ese negocio-, crear tejido social, facilitar el retorno de personas interesadas en regresar al pueblo, construcción de servicios públicos de calidad y escuchar a la población local. Así, el mundo rural puede frenar el éxodo que está sufriendo”, concluye.

Acción contra el Hambre está desarrollando programas de apoyo al emprendimiento de jóvenes y mujeres en el medio rural en varias comunidades autónomas, ayudándoles con estudios de viabilidad, planes de negocio, asesoramiento personalizado y ayudas a la financiación.

El 88% de los negocios que se crean con su apoyo sigue en marcha un año después. El objetivo de Acción contra el Hambre en España es luchar contra el desempleo y favorecer la inclusión sociolaboral de personas con dificultades de acceso al mercado de trabajo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.