El alcalde de Bérgamo cree que el partido entre el Atalanta y el Valencia fue una «bomba biológica» para la pandemia

El partido de Champions que enfrentó en Milán al Atalanta y al Valencia el pasado 19 de febrero fue una autentica «bomba biológica» para la expansión del Covid-19. Así de rotundos se han mostrado el alcalde de Bérgamo. Giorgio Gori, y el jefe de Neumología del hospital de la ciudad italiana, Fabiano di Marco, para calificar las consecuencias sanitarias de aquel encuentro.

«En ese momento no sabíamos lo que pasaba. El primer paciente en Italia fue el 23 de febrero. Si el virus ya circulaba, los cuarenta mil aficionados que fueron al estadio de San Siro se contagiaron. Nadie conocía que el virus ya circulaba entre nosotros. Muchos vieron el partido en grupos y hubo muchos contactos esa noche. El virus pasó de unos a otros», ha comentado Gori en una entrevista a través de Facebook.

Aquella jornada, cuando el virus ya estaba circulando en la zona, se desplazaron hasta Milán unos 40.000 aficionados del Atalanta y otros 2.500 valencianos para seguir en encuentro en el estadio de San Siro. En aquel partido sufrieron el contagio del virus el 35% del vestuario del Valencia, entre ellos los jugadores Garay, Mangala y Gayà. También resultó infectado el periodista valenciano Quique Mateu y un número indeterminado de los aficionados que se desplazaron a Milán.

En cualquier caso, el alcalde de Bérgamo no considera que el partido fuera la causa principal de la expansión del Covid-29 en la región. «El partido no fue todo porque la chispa verdadera estuvo en el hospital de Alzano Lombardo, con un paciente con una pulmonía no reconocida y que contagió a pacientes, médicos y enfermeros. Ese es el foco del brote», sentenció.

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.