Arrancan las caceroladas de la hostelería valenciana, cada día a las 17 horas

«Necesitamos que se nos oiga y se nos escuche. Por ello, desde la Coordinadora de la Hostelería de los Barrios de Valencia arrancamos hoy esta cacerolada, que tendrá lugar cada día a las cinco de la tarde (el horario de nuestra ruina provocada por el Consell), para ponerle cara, voz y nombre propio a los que conformamos el sector (autónomos y trabajadores de bares, restaurantes, locales de ocio, cafeterías…)», así empieza el manifiesto que leyeron los representantes de la hostelería valenciana ayer en diferentes barrios de la ciudad de Valencia, en la primera jornada de unas caceroladas diarias que continuarán, al menos, hasta fin de mes.

Un acto, que se repetirá todos los días hasta el próximo 31 de enero, y al que le sucederán otros en los próximos días ante la Generalitat Valenciana, el Ayuntamiento de Valencia y la Delegación de Gobierno. Además, y «dada la desesperante situación de los hosteleros, esperamos que se vayan sumando cada día más pymes, trabajadores, familiares, amigos y clientes, que nos trasladan contantemente su apoyo y son víctimas directas, también, de la sangría económica que está sufriendo el sector: despidos, cierres…», indican.

«Cada día que pasa es crucial para nosotros y no podemos esperar ni un minuto más. Nos estamos arruinando».

Todo ello «sin que desde las administraciones públicas nos den una solución, sin que haya sobre la mesa ya un plan, no de rescate, sino de justicia económica. Sus tiempos no son los de la economía ni los de la supervivencia de nuestros negocios. No pueden mirar hacia otro lado. Cada día que pasa es crucial para nosotros y no podemos esperar ni un minuto más. Nos estamos arruinando y el Consell nos niega las ayudas”, aseveran.

Miles de pymes afectadas

«Somos miles de pymes las que llevamos meses levantando las persianas con pérdidas, siendo señaladas constantemente como las culpables de los rebrotes, restricción tras restricción y sufriendo un injusto agravio comparativo frente a otro tipo de establecimientos o espacios cerrados o abiertos en los que se concentran un gran número de personas y parece que ahí no pasa nada», lamentan.

«No se pueden decretar restricciones sin tener, al tiempo, un plan alternativo para que no nos hundamos en la miseria».

Así que piden que «no se rían más en nuestra cara. Comprendemos y compartimos la grave situación sanitaria y el momento tan delicado que vive la Comunitat Valenciana, con una tercera ola disparada. Pero no se pueden decretar restricciones sin tener, al tiempo, un plan alternativo para que no nos hundamos en la miseria».

«Insistimos, detrás de cada bar, cafetería o restaurante hay personas a las que se les pide que colaboren para acabar con esta maldita pandemia, pero que también son víctimas de ella. Paremos todo entre todos, con los menores daños colaterales posibles. Estamos aquí para defender el sustento de nuestras familias y el futuro de nuestras y nuestros hijos e hijas».

«Hagan números, porque es su trabajo y su obligación. A nosotros, nosotras, ya no nos salen ni nos cuadran».

Por todo ello, reclaman «ayudas directas ya para hacer frente a los gastos fijos a los que tenemos que hacer frente con una caja registradora en números rojos. No pierdan más tiempo. Hagan números, porque es su trabajo y su obligación. A nosotros, nosotras, ya no nos salen ni nos cuadran».

Valencia City
Valencia City

El pulso de la ciudad

Sin comentarios aún

Deja una respuesta

Your email address will not be published.