«Creo firmemente que nuestro proyecto es una enorme oportunidad para la ciudad de Valencia, con el fin de que se diferencie del resto.»

Luis Trigo, abogado y fundador de «El Secreto de la Filantropía»

Abogado experto en fiscalidad, con 33 años en la profesión, los últimos 14 en Broseta Abogados, firma que ha dirigido y contribuido a expandir a nivel nacional e internacional, opta por jubilarse en su profesión para poner en marcha “El Secreto de la Filantropía”, una fundación que quiere dinamizar la participación de las empresas en iniciativas sociales y culturales, facilitando la búsqueda y gestión de proyectos.

¿Por qué un abogado de prestigio como usted decide impulsar una fundación para el mecenazgo de proyectos sociales y culturales?

Porque este proyecto merece la pena. Llevo muchos años planteándome esta idea y quería demostrarme a mí mismo que lo que cuento, aquello en lo que creo, puede llevarse a cabo. La balanza entre lo que dejo, y lo que espero conseguir, es muy favorable a lo que aspiro. Todo lo que he hecho hasta ahora ha sido muy interesante, efectivamente he tenido éxito en mi carrera profesional, pero creo que lo que tengo por delante es infinitamente mejor. Soy un hombre de acción, inquieto y comprometido. No imagino una jubilación relajada y enfocada en mí mismo.

¿Qué va a ofrecer la fundación «El Secreto de la Filantropía»?

El objetivo principal de la fundación es contribuir a que las empresas y quienes tienen capacidad de ahorro se involucren cada día más en la tarea de atender fines de interés general. La riqueza se concentra de forma natural en quien la crea, pero parte del excedente puede ser reconducido a la consecución de objetivos valiosos que hagan el mundo más equilibrado y justo en lugar de acumularlo sin más. Estos objetivos pueden ser seleccionados y atendidos de forma voluntaria y responsable y convertirse en una enorme fuente de satisfacción para quien da este paso y en un cauce de mejora de nuestra sociedad. Atender necesidades generales no tiene porqué ser un espacio reservado a las administraciones públicas ni la financiación de las mismas debe basarse solo en ingresos tributarios. Los déficits públicos y la desproporcionada acumulación de deuda evidencian que el modelo actual es insuficiente y acumula riesgos preocupantes. Naciones Unidas, al establecer la Agenda 2030 con relación a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) hace un claro llamamiento a que la consecución de los mismos es tarea en la que se han de involucrar los poderes públicos, las empresas y el tercer sector de forma coordinada. La colaboración entre todos es absolutamente necesaria. “El Secreto de la Filantropía” se alinea con los ODS y aspira a ser un operador intermedio que ayude a que sea entendido el planteamiento que nos propone la ONU y a facilitar su consecución a las empresas. ¿Cómo?: buscando proyectos que atiendan a parámetros exigentes de transparencia, honestidad y equidad; evaluando las necesidades, los medios que requieren su atención sostenible y ofreciéndoselos a las empresas, ayudándolas a la gestión de los proyectos. Queremos, además, ayudar a superar las barreras que pueden existir para hacer posible la colaboración entre lo público y lo privado, ofreciendo información de las necesidades existentes, cómo son atendidas y las posibilidades de mejora en términos de alcance y eficacia. También nos gustaría contribuir a evaluar propuestas de mejora de las normas para facilitar fórmulas de colaboración basadas en la asunción de obligaciones duraderas y responsables sujetas a controles que garanticen su transparencia, atención plena a presupuestos éticos y sostenibilidad.

¿Por qué decidió denominarla así?

Buscaba un nombre que reflejara exactamente lo que iba a hacer. La belleza siempre hay que buscarla y, normalmente, los creadores de belleza son los artistas. El nombre de la fundación está inspirado en un verso de Retrato, poema de Antonio Machado. En la estrofa, el poeta viene a decir que el ser humano, cuando realiza una reflexión interna sobre sí mismo, se da cuenta de que todos los seres humanos estamos unidos, y el querernos a nosotros mismos tiene que significar querer a nuestros hermanos. Es un mensaje muy cristiano: quiere a los demás como a ti mismo.

¿Por qué ha decidido establecer en Valencia la sede de la Fundación?

A medida que ha ido avanzando el proyecto he encontrado que la gente que podía ayudarme de forma más inmediata estaba aquí. Además, me ha sido bastante fácil conseguir soluciones logísticas y unos costes más ajustados que permitían que la fundación no incurriera en gastos excesivos. Asimismo, los últimos catorce años de profesión los he pasado en gran medida en Valencia y me era bastante accesible. Tenía identificados proyectos específicos por lo que he decido empezar aquí, aunque la fundación tiene alcance nacional y operaremos en otras ciudades. Creo firmemente que este proyecto es una enorme oportunidad para la ciudad de Valencia, con el fin de que se diferencie del resto. Curiosamente, mi proyecto podría relacionarse en cierta medida a lo que se conoce como economía social. Muhammad Yunus, premio Nobel de la Paz, planteó que el modelo de negocio actual solo busca ganar dinero para repartir dividendos entre los socios que lo han montado. Yunus propone un modelo de negocio que piense en un dividendo social, es decir, que el valor que se generase fuese directamente en beneficio de la sociedad. Este tipo de de empresas comienzan a nacer en España, pero hay poquísimas, es un terreno virgen. Todas estas razones me han llevado a arrancar el proyecto en Valencia.

¿Ya cuenta con un equipo de trabajo?

Sí. Se trata de gente con la que he trabajado durante mucho tiempo. De momento conformamos el equipo cinco personas, aunque la idea es que subcontratemos mucho y la plantilla vaya creciendo conforme surjan los proyectos. En cuanto a la parte más operativa, la Fundación va a contar con un patronato formado por dos catedráticos, un hombre y una mujer, una abogada, que será la secretaria del consejo, y yo mismo. Contaremos con un consejo asesor de unas doce personas que han tenido éxito en sus respectivos ámbitos, los cuales son muy dispares. He tratado de buscar gente que tenga fuentes de conocimiento distinto: que me aporten visión empresarial, visión universitaria, gente culturalmente muy preparada, de las administraciones públicas… En definitiva, gente de un abanico muy diverso pero con muchísima capacidad.

¿Tienen algún proyecto entre manos?

Estamos empezando a analizar proyectos, pero debemos ir poco a poco, siendo selectivos y rigurosos. Sí que compatibilizaremos, el objetivo principal de la Fundación con la realización de actuaciones de mecenazgo cultural y, en este sentido, ya hemos llevado a cabo alguna iniciativa y nos congratula anunciar que patrocinaremos Paper Valencia 2019, un certamen de arte y poesía que se celebrará en RuzafaStudio.

 

Valencia City

El pulso de la ciudad

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.