La reseña de Ballester Añón: Cartas de Max Aub

Max Aub no tiene una biografía banal. Nació en en 1903, París; pero su familia, de origen judio, se afincó en Valencia en 1914. Aprendió el castellano en poco tiempo, declarando, años después, que no podría escribir en otra lengua. Hizo el bachiller en el Instituto Luis Vives de Valencia.

Entre sus amistades de aquella época figuran el hermanos Gaos, Juan Gil-Albert, Juan Chabás... No estudió en la Universidad; trabajó como viajante de comercio para conseguir cuanto antes independencia económica de su familia. En 1928 se afilió al Partido Socialista Obrero Español. Compaginó el quehacer comercial con la literatura publicando piezas de teatro de vanguardia.

Max Aub.

Con el inicio de la Guerra Civil, ejerció como diplomático con la delegación española a París; fue uno de los que gestionó el encargo del cuadro de Guernica a Picasso. A su regreso a España, colaboró con  André Malraux en la realización del filme Sierra de Teruel, adaptación de la novela L´Espoir, del escritor y aventurero francés. Concluida la Guerra, estuvo en varios campos de concentración hasta que logró exiliarse a México donde prosiguió su actividad literaria hasta su muerte, en 1972.

GRUPO ESPADAÑA

En 1997 se creó la Fundación Max Aub, con sede en la ciudad de Segorbe. Esta insitución lleva realizando desde entonces una encomiable actividad de investigación y publicitación de la obra de este autor, pero también de las gentes de las artes y las letras con las que tuvo una apasionada y constante relación. Ejemplifica bien lo que decimos, la reciente publicación de un epistolario inédito entre Max Aub y Victoriano Crémer y Eugenio de Nora, dos destacados poetas y escritores de la generación de los años 40 y 50 del pasado siglo, que estuvieron vinculados al denominado grupo Espadaña.

La portada del libro.

En 1944 se autorizó la publicación de la revista Espadaña, Pliegos de Poesia. Tenia por propósito programático «contribuir al desarrollo de la poesia española y recoger las orientaciones jóvenes de la vida provinciana». El grupo lo formaron el poeta y párroco Antonio González de Lama, Eugenio de Nora, Victoriano Crémer y algunos otros jovenes poetas. Preconizaba una poesia desgarrada, tremendista y pionera de lo que luego fue la poesia social.

La relación epistolar de Max Aub con Eugenio de Nora y con Victoriano Crémer, tiene matices ciertamente distintos, como señala Bellveser: «fueron como de un extremo a extremo, del trato con el influyente profesor universitario que vivía en Suiza (de Nora) y cuya opinión literaria era bien respetada, al anarquista de izquierdas, cajista de imprenta de periódico, autodidacta, que representaba Victoriano Crémer en el concierto de la poesia social y tremendista de los años 40 y 50».

La tarea de Ricardo Bellveser

ricardo bellveser
Ricardo bellveser.

El estudio, notas y selección de este material ha estado a cargo del poeta, investigador y periodista Ricardo Bellveser, fallecido muy recientemente. Este volumen, al que dedicó tres años, es lo último que publicó poco antes con su muerte.

Llama la atención su escrupuloso trabajo y rigor erudito pero también, el de quien esquiva la fácil aridez del academicismo profesional, la tediosa acumulación de datos sin vertebración interpretativa; al contrario: practica una grata y fluida lectura propia de quien -periodista vocacional durante muchos años- le interesa informar de manera clara e instructiva al posible lector.

Ofrece datos sorprendentes, como el tiempo que Aub dedicó a su epistolario. En la fundación que lleva su nombre se conserva más de 10.000 cartas dirigidas sobre todo a escritores, artistas e intelectuales españoles de aquel momento.

Max Aub.
Max Aub.

Hay tambien atinadas reflexiones sobre el material con el que trabaja: «el género epistolar tiene muchas virtudes -como la espontaneidad, la inmediatez, la concreción- y muchos defectos -el descuido, cierta retórica vacua, la necesidad de conocer las dos voces para interpretar correctamente lo que se dice- que se neutralizan unas a otras, según el sentido que del valor de estos testimonios tiene cada lector».

Bellveser recuerda las dificultades que había entonces en una relación epistolar, que para las jóvenes generaciones pueden resultar pintorescas: «Cada carta se escribía a mano o con una máquina de escribir que imposibilitaba cualquier corrección, salvo tachar la palabra equivocada y volver a escribirla. (…) En cuanto a tener copias: O había que volver a escribir las cartas o utilizar papel de calco que hacía una copia deficiente, pero copia al fin». Etc.

EL DESEO DE AUB

El tema central de este epistolario es, en realidad, la compleja relación, durante los largos años de postguerra, entre las gentes del exilio exterior y del interior. Relación, en ocasiones, heroica; a veces, mezquina y miserable. Como casi todo lo humano.

En «El remate», una conocida narración de Aub, el protagonista, un escritor español exiliado en México que vive con la esperanza de regresar algún día a España, y que es un alter ego del propio Aub, en cierta ocasión dice: «Ninguno de esos muchachos que empiezan ahora ha leído nada mío, ni conocen el santo de mi nombre. Les suenan -a algunos- los de aquellos que publicaron antes del 36. Los demás nos pudrimos, desaparecemos. Porque, como es natural, tampoco en México somos nadie.»

He aquí resumida la tragedia del exiliado que a partir de cierto momento se siente extranjero en todas partes.

Max Aub se consideró, ante todo, escritor. En ese sentido, hay una afirmacion suya de una sinceriad conmovedora: «Escribo para permanecer en los manuales de literatura, para estar ahí, para vivir cuando haya muerto». El excelente trabajo de investigación de Bellveser, la propia existencia de la fundación que lleva su nombre, y cuantiosas otras consideraciones, muestran que este escritor ha logrado lo que deseaba.

Título: Max Aub, Victoriano Crémer y Eugenio de Nora. Epistolario inédito.

Autores: Max Aub y otros

Edicion a cargo de: Ricardo Bellveser

Editorial: Fundación Max Aub

Páginas: 245

 

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.